Tokio. Japón adoptará reglas fiscales más estrictas, que pondrán límite al presupuesto y necesitarán fuentes de financiamiento permanente para nuevas medidas políticas, de acuerdo con una estrategia de reforma fiscal que sería revelada este mes.

El gobierno nipón se comprometerá a congelar su gasto anual durante los tres próximos años fiscales a partir de abril de 2011, en una muestra de hasta qué punto está comprometido a enmendar sus desequilibrios.

El gobierno también se comprometerá a hacer todo lo posible para que la nueva emisión de bonos que ofrecerá en el año hasta marzo de 2012 no exceda la cifra récord de 44 billones de yenes (US$480.000 millones) fijada para 2010, dijo el diario Nikkei.

El reporte de prensa no mencionó un límite para la emisión de bonos de otros años.

El gobierno planea establecer sus objetivos fiscales a mediano y largo plazo antes de una cumbre del G-20 que se realizará la próxima semana en Toronto.

Agencias calificadoras han amenazado con reducir la nota de la deuda soberana nipona a menos que Tokio diseñe un plan creíble para controlar su enorme deuda pública, que casi duplica el Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Control de deuda. El nuevo primer ministro, Naoto Kan, conocido como un conservador en materia fiscal, advirtió la semana pasada que Japón corre el riesgo de entrar en una cesación de pagos de sus préstamos si no controla su deuda, y que corregir las finanzas del país es el tema principal que su gobierno debe abordar.

Kan ha dicho que el plan de reforma fiscal incluirá como meta poner el saldo de presupuesto primario de Japón -saldo que excluye los ingresos por ventas de bonos y los costos de servicios de deuda- en terreno positivo dentro de una década.

En el plan de reforma fiscal, el gobierno también fijaría un límite de unos 71.000 billones de yenes a los desembolsos en cada uno de los tres años considerados en el período fiscal del 2011 al 2012, dijo el Nikkei.

El gobierno dejará que el gasto aumente para ejecutar nuevas medidas sólo si encuentra nuevas vías de financiación, añadió un funcionario, citado por la agencia Dow Jones Newswires.

El gobierno espera dar los toques finales al plan en una reunión de gabinete que se realizaría a partir del viernes, indicó el diario Asahi.

El plan complementará la nueva estrategia económica del gobierno, que busca alcanzar un crecimiento económico real de al menos 2% para el año fiscal 2020. La estrategia de crecimiento podría ser revelada el viernes, dijo un funcionario de alto rango el martes.

Con información de Reuters y Dow Jones Newswires