Tokio. Japón dijo este viernes que reforzará su fondo de intervención de moneda y que seguirá vigilando las posiciones de los operadores en un nuevo esfuerzo por frenar la apreciación del yen ante la evidencia de que su fortaleza está estancando el rebote de su economía.

La producción industrial en agosto y otros datos han mostrado que la veloz recuperación de Japón desde el sismo y tsunami del 11 de marzo está perdiendo fuerza bajo el peso de la fortaleza del yen y ante un mustio crecimiento global.

El ministro de Finanzas Jun Azumi dijo que el gobierno autorizaría el empleo de 15 billones de yenes (US$195.000 millones) para intervenciones en el mercado, incrementando en la práctica la cantidad disponible a un récord de 46 billones de yenes.

El también dijo que el gobierno continuará por dos meses más la vigilancia de las posiciones diarias de los operadores de divisas iniciada el mes pasado para desalentar las apuestas especulativas sobre la apreciación del yen.