Tokio. Japón intervino el mercado de divisas y su banco central lucía encaminado a relajar su política monetaria este jueves en un esfuerzo concertado para frenar un repunte del yen que Tokio teme pueda desbaratar la recuperación de la economía desde el terremoto de marzo.

El ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, dijo que Japón había consultado a sus socios internacionales, pero actuó por cuenta propia para contener lo que considera como movimientos de divisas especulativos y desorganizados.

La intervención siguió días de advertencias oficiales de que la moneda había superado el nivel que la economía dependiente de las exportaciones podía manejar.

La acción hizo retroceder al yen hasta 78,47 unidades contra el dólar desde cerca de 77 antes de la medida.

"Japón está justo en el proceso de recuperarse de un desastre natural, por lo que estos movimientos de divisas con seguridad tendrán un impacto negativo en la economía y los mercados financieros", dijo Noda a los periodistas. "Como resultado, llevamos a cabo la actual intervención del mercado", agregó.

La agencia de noticias Jiji citó a una fuente del mercado que indicó que las autoridades niponas inyectaron entre 800.000 millones a 900.000 millones de yenes (US$11.700 millones) en el mercado de divisas para frenar el avance de la moneda.