Hong Kong. Japón lideró este viernes a la baja a las bolsas de Asia, con señales de una lenta demanda por electrónicos, mientras el golpeado dólar se mantuvo estable antes de que se conocieran datos económicos de Estados Unidos que podrían afectar la visión sobre la próxima reunión de la FED.

Muchos mercados de activos se han movido poco esta semana, pero los modestos cambios de las acciones ocultan la lucha por buenas posiciones antes de una serie de eventos y datos económicos la próxima semana que podrían llevar la volatilidad al alza y determinar la tolerancia de los inversores al riesgo, incluida una posible compra de bonos de la FED.

El índice MSCI de acciones de Asia Pacífico fuera de Japón retrocedió 0,7%.

Los datos del Producto Interno Bruto de Estados Unidos para el tercer trimestre deben conocerse más adelante este viernes, aunque probablemente serán vistos como un indicador del tamaño del QE2, que el mercado ha llamado el nuevo programa de impresión de dinero de la FED, una pregunta que ha consumido a operadores e inversores desde septiembre.

Se espera que el crecimiento del PIB llegue a un 2% en comparación al año previo, mostró un sondeo de Reuters.

"Si bien tal aceleración del crecimiento haría del QE2 algo menos urgente en la superficie, los datos centrales de gasto de consumo personal (PCE, por su sigla en inglés) serán más importantes, y si muestra una desaceleración, el mercado probablemente aumente sus expectativas sobre el monto de bonos que la FED comprará", dijo Dariusz Kowalczyk, estratega de Credit Agricole CIB en Hong Kong.

Bruscas Caídas. Hasta que se sepa el resultado de la reunión de la FED, inversores hallaron pocas razones para conservar sus valores.

El promedio Nikkei de Japón cayó un 1,8% hasta un mínimo de un mes, mientras el yen se fortalecía y los futuros de los valores se vendían agresivamente.

Los fabricantes de electrónicos estaban bajo presión después de que Sharp, cuyas acciones cayeron un 5,8%, recortó su previsión de ganancias para el año total por una demanda menor para las televisiones de pantalla plana.

Una caída en la demanda de consumo de electrónicos también golpeó a Samsung Electronics Co, que vio sus acciones caer un 2,5% después de ceder un 2,5% después de que el máximo productor de televisiones y pantallas planas dijo que la demanda pesará sobre los precios de los chips de memoria y de los LCD, que seguirán cayendo en los próximos meses.

El índice MSCI de acciones de Asia Pacífico fuera de Japón retrocedió un 0,7%, aunque se mantuvo en un estrecho margen de fijo la semana pasada.

Una razón común citada por los exportadores de electrónicos por sus sombríos panoramas es la apreciación de la moneda doméstica, un tema que dominará la cumbre de líderes del G20 me próxima semana.

El dólar cayó un 0,4% frente al yen a 8,65 yenes, el resultado es principalmente consecuencia de la fortaleza de la moneda japonesa contra otras divisas. Se está acercando a un mínimo histórico de 79,75 yenes.

El euro cayó un 0,2% a US$1,3895 después de un rebote de 1,2% durante la noche. El euro tenía problemas para superar un obstáculo técnico en torno a US$1,3950, lo que llevó a algunos operadores a tomar beneficios.

Los precios de los commodities, que se han movido fuertemente en dirección contraria al dólar durante los últimos meses, se encontraban bajo presión mientras el dólar aguantaba.

El oro retrocedía un 0,1 % a US$1.341,66, luego de retroceder un 2% desde que alcanzó un récord máximo hace dos semanas.

Los futuros del crudo bajaban un 0,5 por ciento a US$81,75 por barril, aún US$10 por sobre los precios de septiembre.