Tokio. El gobierno de Japón mejoró este viernes su valoración de la economía nacional, al observar que se ha ido acelerando gracias a la recuperación de la inversión de capital y a la fortaleza de las exportaciones.

En su informe económico mensual de junio, el Ejecutivo también afirmó que "se están sentando las bases para una recuperación autosuficiente".

Se trata de la primera vez que el gobierno mejora su valoración de la economía desde marzo. El mes pasado, dijo que la economía se estaba recuperando, pero que carecía de factores de crecimiento autónomos.

La estable demanda externa para los productos que exporta Japón y el incremento de la inversión de capital ayudaron a la economía a crecer 5,0% en el primer trimestre.

El nuevo primer ministro, Naoto Kan, quiere aplicar políticas que fomenten el sólido crecimiento económico y la salud fiscal del país. Su partido busca un crecimiento del PIB de 2% para la próxima década.

Riesgos. El informe advierte que un riesgo para la economía es el posible deterioro de la economía europea, por la crisis de deuda soberana que atraviesa.

Pero algunos analistas afirman que los problemas de Europa no tienen por qué afectar demasiado a Japón dado que sólo el 10% de las exportaciones japonesas van a esa región.

Otro riesgo bajista para la economía es una deflación prolongada. El gobierno dijo que espera que el Banco de Japón "apoyará la economía con una política de gestión apropiada y flexible".

"Colocando como principal prioridad el alejamiento de la deflación, el gobierno trabajará codo con codo con el Banco de Japón para lanzar esfuerzos políticos vigorosos y exhaustivos", dijo el informe.

El banco central anunció el martes que ofrecerá 3 billones de yenes a los bancos para que puedan conceder préstamos a las empresas. También mantuvo los tipos de interés sin cambios en el 0,1%, porcentaje invariados desde diciembre de 2008.

Cautela del Central. En tanto, varios miembros del comité de política monetaria del Banco de Japón se mostraron más cautelosos en su segunda reunión de mayo respecto a los riesgos para la economía.

Según las actas de la reunión que celebró el Banco de Japón a finales de mayo, publicadas este viernes, los consejeros consideran que los problemas europeos y el mayor crecimiento del previsto de las naciones emergentes crean un aura de incertidumbre para futuro del país.

Las actas muestran que los miembros del comité están especialmente preocupados por que la crisis de deuda soberana europea pueda presionar a la economía nipona a la baja, si impulsa al yen y arrastra el precio de las acciones. Aún así, los miembros creen que un impacto de este tipo sería limitado en Japón.

Por otro lado, los miembros del comité creen que la atención debería centrarse en la posibilidad de que un sobrecalentamiento del crecimiento de las naciones emergentes provoque una rápida relajación de la actividad económica y financiera, lo que a su vez podría amenazar la frágil recuperación de la economía japonesa.

Estos cautos comentarios probablemente refuercen la idea de que el banco central mantendrá su actual política extremadamente expansiva en el futuro inmediato, hasta que las señales de recuperación de la economía no sean una certeza.

Con información de Reuters y Dow Jones Newswires