Tokio. El gobierno japonés medita emitir nueva deuda por valor de 5 billones de yenes (43.653 millones de euros) para financiar el presupuesto extraordinario de estímulo que prevé aprobar en las próximas semanas, informaron fuentes cercanas al asunto a la agencia Kyodo.

Esta emisión supondría que la nueva deuda para el ejercicio fiscal 2012, que en Japón concluye el próximo 31 de marzo, se situaría en torno a 50 billones de yenes (unos 436.207 millones de euros).

Este monto estaría muy por encima del techo de deuda de 44 billones de yenes (383.919 millones de euros) establecido por el anterior gobierno del Partido Democrático (PD), que resultó vapuleado en las últimas generales del pasado 16 de diciembre.

En septiembre, Japón acumulaba una deuda pública de 983 billones de yenes (8,57 billones de euros), lo que supone casi el 200 por ciento de su producto interior bruto (PIB) de 2011, y es la mayor de los países industrializados.

El nuevo Ejecutivo del Partido Liberal Demócrata (PLD) busca con esta nueva emisión financiar el presupuesto extraordinario de unos 12 billones de yenes (130.861 millones de euros) que ultima para impulsar la estancada economía nipona y cuyo borrador espera poder presentar en el Parlamento el próximo día 15.

Como parte de sus promesas electorales, el Ejecutivo liderado por el conservador Shinzo Abe espera revitalizar las finanzas del país y lograr un incremento del PIB del 3% anual, para lo cual su Gabinete planea dar por el momento prioridad al crecimiento frente a la disciplina fiscal.

Además, Abe se comprometió en campaña a fomentar la aplicación de una política monetaria más agresiva, con el objetivo de alcanzar el 2% de inflación, para combatir la persistente deflación que atenaza la economía del país.