Tokio. El recién asumido primer ministro de Japón, Naoto Kan, advirtió este viernes que su país podría enfrentar un riesgo de caer en cesación de pagos, si no es capaz de controlar su masiva deuda pública.

En su primer discurso ante el Parlamento y con la perspectiva de preparar el escenario para elevar el impuesto a las ventas, Kan aseguró que "no podemos seguir permitiendo que las finanzas públicas que dependan excesivamente de la emisión de bonos".

"Como hemos visto en la crisis de la zona euro, que se inició desde Grecia, se corre el riesgo de incumplimiento cuando se descuida la deuda pública y se pierde la confianza en el mercado de bonos", afirmó el premier nipón, según un reporte de la agencia Reuters.

Kan ha hecho del combate a la deuda pública, que ya es dos veces el tamaño del PIB de Japón, una prioridad en medio de preocupaciones del mercado acerca del riesgo de la deuda soberana.

El primer ministro habló después de que su ministro de Banca, Kamei Shizuka, considerado un defensor de los gastos, anunciara que dejará el gabinete, lo que le otorga más espacio a Kan para llevar adelante su reforma fiscal.

La salida de Kamei, desencadenada por una disputa sobre un polémico proyecto para revertir la privatización postal, elimina un obstáculo, pero la agresividad con la que Kan pueda implementar sus reformas dependerá de los resultados de una elección de la cámara alta, prevista para el 11 de julio.

El apoyo a los demócratas, que debe ganar la votación de julio, ha saltado desde Kan se hizo cargo, y la salida de Kamei podría ser otro punto favorable, según los analistas.

"Era un poco raro que alguien de un partido político tan pequeño tuviera tanta importancia, y con él fuera de la administración de Kan, podría reforzar su fundación de entrar en las elecciones", dijo Nagayuki Yamagishi, estratega de Mitsubishi UFJ Morgan Stanley valores


"Esto tal vez podría incluso llevar al partido de Kamei a abandonar la coalición, y si bien esto podría parecer como una señal de inestabilidad política para algunos inversionistas extranjeros, permitirá que el gobierno de Kan se estabilice”, agregó.

Reforma. El ministro de Estrategia Nacional, Satoshi Arai, dijo a los periodistas que el gobierno tenía el propósito de elaborar un plan a medio y largo plazo para frenar la deuda a más tardar el próximo 22 de junio.

Según detalló, el objetivo era basar el programa de nivelación de emisión de los bonos en 44,3 billones de yenes (US$484,6 mil millones) en el año al 31 de marzo de 2012.

Kan ha pedido un debate bipartidista para aumentar en 5% el impuesto sobre las ventas, para ayudar a financiar los costes desorbitados de bienestar social en una sociedad envejecida, mientras que Kamei era cauteloso sobre esa medida.

Las agencias calificadoras han advertido que podrían recortar calificación de deuda soberana de Japón, a menos que Tokio diseñe un plan creíble para frenar la deuda.