Tokio. El gobierno de Japón expresa una gran preocupación sobre la repercusión de una posible recesión en Estados Unidos en su último informe publicado el miércoles, aunque mantiene en su mensaje ligeramente optimista sobre la situación actual de su economía.

El informe de julio señala que el gobierno es más cauteloso respecto a los problemas del exterior y que están minando la recuperación de Japón, muy dependiente de las exportaciones.

No obstante, dice que todavía se tiene que crear un sentido de urgencia para tomar cualquier medida de estímulo.

El informe apunta que "la atención debería dirigirse hacia los riesgos que la economía podría sufrir por una posible recesión de las economías extranjeras, especialmente de Estados Unidos y Europa".

En el anterior informe no se hizo ninguna mención sobre Estados Unidos en estos términos.

La evolución de la economía estadounidense no está afectando de forma visible a Japón, pero "estamos atentos (a la economía de Estados Unidos) como factor de riesgo potencial para nuestra economía", dijo Keisuke Tsumura, secretario parlamentario del gabinete oficial responsable de la política económica y fiscal.

En particular, el gobierno está preocupado por las señales de empeoramiento de la confianza entre los consumidores estadounidenses, cuyo gasto cuenta en más de dos tercios sobre la actividad económica del país, dijo.

Tsumura señaló que el reciente deterioro de algunos datos económicos japoneses sugiere "que existe la posibilidad de que la economía japonesa pueda haber entrado en un periodo de tregua", o en un estado en que apenas crece.

No obstante, no está claro en qué medida este pesimismo de Tsumura está extendido entre el resto del Ejecutivo.

El informe de julio se mantiene en el ligero optimismo del anterior: "Aunque la economía ha estado repuntando a un ritmo constante, sigue en una situación difícil por la alta tasa de desempleo".