París. El jefe del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo este jueves que el incremento de las tasas de interés este mes no marca necesariamente el inicio de una serie de alzas y señaló que en este momento no veía efectos inflacionarios de segunda ronda.

"No hemos tomado la decisión de que nos gustaría una serie de incrementos (...), pero el mercado sabe y nuestros compatriotas saben que tomaremos las decisiones necesarias para mantener la estabilidad de precios", declaró Trichet en una entrevista con la radio francesa BFM.

A comienzos de este mes, el BCE subió su tasa de interés en un cuarto de punto porcentual, a un 1,25%, para moderar las presiones inflacionarias generadas por una escalada de los precios de la energía y los alimentos.

"La decisión (...) que tomamos en abril apuntó a evitar efectos de segunda ronda. En este momento, no veo ningún efecto secundario pero existe el riesgo", afirmó.

El euro subió a un máximo en 16 meses frente al dólar el jueves y se perfilaba para alcanzar la marca de US$1,50.

El jefe del BCE dijo que la actual fortaleza del euro en los mercados cambiarios se debía a un "fenómeno del dólar" y dio la bienvenida a los comentarios del secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, a favor de un dólar fuerte.

"Pienso que (un dólar fuerte) está en el interés de toda la comunidad internacional. Lo que estamos viendo en el momento se trata más de un fenómeno del dólar que de un fenómeno del euro", dijo Trichet.

En su opinión, la recuperación económica habría alcanzado el punto en el que podría mantenerse sin un nuevo estímulo.

"Pienso que podemos decir que a nivel global, así como al nivel de cada uno de los grandes continentes económicos (...), estamos viendo una recuperación que se está consolidando y que parece ser autosustentable", sostuvo.

Sobre Grecia, Trichet dijo que las autoridades de ese país debían atenerse a los términos del programa de ajuste acordado con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional en el marco del rescate de 110.000 millones de euros.

"En una perspectiva de mediano y largo plazo, la recuperación de la economía griega en concordancia con este plan es absolutamente esencial", expresó, negándose a comentar sobre la especulación de una posible reestructuración de deuda.

"Estamos aplicando este plan y no tengo otros comentarios: el plan debe ser seguido", dijo.