Francfort. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, alistaría el terreno para un recorte de tasas de interés antes de Navidad en su última cita de política este jueves y ofrecería a los bancos más protección frente a la crisis de deuda en la zona euro.

El BCE mantendría sus tasas sin cambios en un 1,5% en su reunión en Berlín, que ya comenzó, pero los llamados a un recorte han aumentado en las últimas semanas en medio de señales de que la economía del bloque se está deteriorando adicionalmente.

En un sondeo de Reuters realizado la semana pasada, 56 de 76 economistas consultados pronosticaron que las tasas no serían modificadas, mientras que 20 pronosticaron una baja.

Desde entonces la situación se ha deteriorado adicionalmente. Este martes, el prestamista franco-belga Dexia SA se convirtió en el primer banco europeo que debe ser rescatado debido a problemas ligados a la crisis de deuda.

"Creo que se trata de un balance delicado", dijo el economista Jens Sondergaard de Nomura. "La razón por la cual no estamos avanzando hacia un recorte formal de tasas es que ellos (el BCE) tienen la tendencia a preparar primero el terreno", agregó.

En su reunión de septiembre, el BCE cambió de curso y detuvo sus alzas de tasas -iniciadas en abril-, diciendo que los riesgos inflacionarios en la zona euro ya no se inclinaban hacia el alza, sino que ahora estaban "ampliamente balanceados".

Desde entonces han aumentando las señales de que la economía se está estancando.

Goldman Sachs ahora espera que la zona euro caiga en una "leve recesión" en el cuarto trimestre, al igual que otros.