Bruselas. Jean-Claude Trichet echó por tierra este jueves la especulación de que el Banco Central Europeo (BCE) podría aplazar un alza en sus tasas de interés por la situación de Grecia y la amenaza de contagio que esta presenta, diciendo que la entidad está en modalidad de "fuerte vigilancia".

"La política monetaria actual es acomodaticia y (...) como he dicho estamos en estado de fuerte vigilancia", dijo Trichet al Comité de Asuntos Monetarios del Parlamento Europeo en Bruselas.

El BCE llevará a cabo una reunión de política la próxima semana.

La frase "fuerte vigilancia" ha sido desplegada regularmente para indicar un alza de tasas en la próxima reunión mensual.