Washington. La jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, dijo el viernes que China necesita una mejor política de comunicación con los mercados financieros durante su transición económica, elogiando las recientes declaraciones de China sobre la política del tipo de cambio.

"Claramente entendemos las múltiples capas de transiciones por las que está pasando la economía china", dijo Lagarde en conferencia de prensa después de ser elegida para servir un segundo mandato de cinco años como líder del bloque de 188 miembros.

Lo crítico es, primero, una comunicación buena y sólida. Esto es algo que he dicho antes, y a lo que creo que se le está haciendo caso", dijo Lagarde.

La directora del FMI elogió las recientes clarificaciones sobre la política de cambio de divisa realizadas por Zhou Xiaochuan, gobernador del Banco Popular de China (BPDC), el banco central chino, como un "buen ejemplo de cómo la comunicación puede aclarar incertidumbres e inquietudes".

En una reciente entrevista con la revista china Caixin, Zhou dijo que no existe base para la continua depreciación de la moneda china, el yuan o renminbi, y que "China no dejará que el sentimiento del mercado se vea dominado por las fuerzas especulativas".

Zhou también dijo que China mantendrá el yuan estable frente a la cesta de divisas, mientras que permitirá una mayor volatilidad frente al dólar estadounidense, añadiendo que la reforma de la tasa de cambio ayudará a que el mercado sea más flexible a la hora de tratar con especuladores.

Los comentarios de Zhou han ayudado a aliviar las presiones por la depreciación del yuan, con la divisa aumentando un 0,84 por ciento frente al dólar estadounidense esta semana, la mayor subida semanal en casi un año, según el Sistema de Comercio de Divisas Extranjeras de China.

Lagarde dijo que China debería continuar con sus reformas económicas, y que los líderes chinos "saben bien" a cerca de las reformas estructurales y cómo la reestructuración de la segunda mayor economía del mundo debe tener éxito.

La directora del FMI dijo que espera que China avance por su transición económica "al paso adecuado" por el bien de la estabilidad financiera global.

Lagarde, exministra francesa de finanzas, se convirtió en directora del FMI en 2011 tras el escándalo y dimisión de Dominique Strauss-Kahn.