La jefa del FMI, Christine Lagarde, elogió este sábado a los países exportadores de crudo del Golfo Pérsico por su ayuda en la estabilización de la economía global al manejar los precios del petróleo, pese a las quejas de algunos países occidentales sobre que los costos de la energía aún son muy altos.

"Me da la oportunidad de agradecer a los países GCC por su (...) papel estabilizador en la economía mundial debido a la buena supervisión y buen manejo de los precios del petróleo y de las reservas de crudo", dijo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.

Lagarde habló en una conferencia de prensa después de reunirse con funcionarios de alto rango del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo, que reúne a seis países exportadores de petróleo: Arabia Saudita, Emiratos Arabes Unidos, Qatar, Kuwait, Bahréin y Omán.

Lagarde pareció esforzarse por conseguir el respaldo de los ricos exportadores de petróleo del Golfo Pérsico en un año en que el Fondo ha estado trabajando por aumentar sus recursos, aunque ella dijo que no planea otra campaña de financiamiento este año.

Ella también dijo que las negociaciones con Grecia sobre su posición fiscal habían sido muy buenas y que la reanudación de las negociaciones sobre el préstamo con Egipto más adelante este mes no está sujeta a condiciones previas.

Desde que los ministros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se reunieron por última vez en junio, los precios del Brent han subido cerca de 20% y se han mantenido en torno a los US$112 a US$117 por barril desde mediados de agosto, a pesar del frágil crecimiento económico en muchos países consumidores.

El mes pasado, el jefe de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que representa a 28 países importadores de petróleo, dijo que los altos precios del petróleo eran una preocupación para esas naciones.

En un esfuerzo por limitar los altos precios del petróleo, fuentes dijeron a Reuters que Estados Unidos está considerando una liberación de sus inventarios de emergencia. Otros miembros de la IEA, como Francia y el Reino Unido, también podrían sumarse a la medida.

Los estados del Golfo han logrado mantener altos niveles de producción, compensando los menores suministros de Irán debido a las sanciones, y los cierres en el Mar del Norte.

El suministro de Arabia Saudita se mantuvo estable en 9,8 millones de barriles por día (bpd) en julio y agosto, alejándose del máximo de 10 millones de bpd que alcanzó anteriormente este año.

Los tres grandes productores del Golfo en la OPEP -Arabia Saudita, Kuwait y Emiratos Arabes Unidos- aumentaron colectivamente el suministro en cerca de 400.000 bpd gracias a un aumento de 600.000 bpd en la producción de Kuwait a 3 millones de bpd.