Washington. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, llamó este lunes a los gobiernos a tomar medidas adicionales de estímulo fiscal y a mantenerse en comunicación estrecha para impedir que el coronavirus provoque un daño económico de largo plazo.

En un mensaje publicado en el sitio web del FMI, Georgieva dijo que cerca de 20 países habían contactado al prestamista global por interés en sus programas de financiamiento y que el Fondo haría seguimiento de esas solicitudes en los próximos días.

La funcionaria dijo que el FMI estaba preparado para movilizar su capacidad de crédito por US$1 billón para apoyar a los 189 países miembros.

"Los argumentos para estímulos fiscales globales coordinados y sincronizados se hacen cada vez más fuertes ante la acelerada propagación del virus", declaró Georgieva.

"Los argumentos para estímulos fiscales globales coordinados y sincronizados se hacen cada vez más fuertes ante la acelerada propagación del virus", declaró Georgieva.

La jefa del Fondo sugirió que podría ser necesaria una acción fiscal coordinada a la misma escala de la crisis financiera de 2008-2009. Afirmó que sólo en 2009, los países del G-20 desplegaron cerca de un 2% de su PIB en estímulos, cerca de US$900.000 millones al cambio de hoy, "así que hay mucho trabajo que hacer".

En el frente de política monetaria, según Georgieva, los bancos centrales "deberían seguir apoyando la demanda y la confianza aliviando las condiciones financieras y asegurando el flujo de crédito a la economía real", poniendo de ejemplo las medidas de emergencia que anunció la Reserva Federal el domingo.

La funcionaria celebró la apertura de líneas de swap entre los grandes bancos centrales y dijo que a futuro podría sr necesario extenderlas a los países de mercados emergentes.