Riga.  El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo este jueves que veía un "incremento innegable de la incertidumbre" con la que deben lidiar los funcionarios, en una posible referencia al aumento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos, Europa y China.

"Los riesgos que rodean al panorama de crecimiento del área del euro siguen ampliamente equilibrados", sostuvo. "Sin embargo, la incertidumbre relacionada con factores globales, como la amenaza de un mayor proteccionismo, se han tornado más prominentes", agregó Draghi, en conferencia de prensa.

El jefe del BCE hizo estas declaraciones después de que el organismo anunció que terminará su programa de compras de activos al cierre de este año.

Euro es irreversible. Mario Draghi, ofreció una robusta defensa del euro este jueves, asegurando que sería dañino discutir incluso la idea de que Italia abandone la moneda.

"El euro es la divisa de 340 millones de personas y disfruta ahora de un apoyo del 74% entre los ciudadanos de la zona euro, y más países quieren unirse al euro hoy", afirmó Draghi.

"El euro es la divisa de 340 millones de personas y disfruta ahora de un apoyo del 74% entre los ciudadanos de la zona euro, y más países quieren unirse al euro hoy", afirmó Draghi en una conferencia de prensa tras la reunión regular del Consejo de Gobierno del BCE.

"Uno puede sacar sus conclusiones, pero una conclusión es que es irreversible porque es fuerte, porque la gente lo quiere y porque no beneficia a nadie discutir su existencia", señaló.

Algunos inversores están preocupados por la posibilidad de que el nuevo gobierno italiano, formado por una coalición de partidos antisistema, intente sacar al país del euro, pero Draghi dijo que no implicaría una amenaza para el euro en sí.

"En realidad no tiene sentido discutir la existencia de algo que es irreversible. Solo puede causar daño y esto es cierto en ambos sentidos (...) Así es", señaló.

Altos cargos del gobierno italiano han intentado garantizar a los mercados en los últimos días sobre su compromiso con la moneda única.