Se han obtenido enormes logros en la reducción de la pobreza global, y el sector privado jugará un papel clave en acabar con la pobreza extrema para 2030, dijo este lunes en Washington el presidente del Grupo del Banco Mundial (GBM), Jim Yong Kim.

"Confío firmemente en que vivimos en un momento de oportunidades históricas", dijo Kim en un evento organizado por la Corporación Financiera Internacional (CFI), el departamento de inversiones privadas del GBM.

Jim añadió que durante los pasados 25 años, se ha registrado un enorme progreso en la erradicación de la pobreza en países que incluyen a China.

El Objetivo de Desarrollo del Milenio de reducir a la mitad la pobreza entre 1990 y 2015 fue alcanzado cinco años antes de la fecha límite, principalmente debido al fuerte crecimiento económico y a la creación de empleos en el sector privado.

El jefe del GBM realizó un llamamiento a que se produzcan acciones globales para terminar con la pobreza extrema para 2030, o sea reducir la tasa de pobreza extrema global por debajo del 3% para esa fecha.

"Tenemos un camino muy difícil al frente", porque el trabajo más fácil ya ha sido realizado, señaló.

No se puede alcanzar el objetivo sin un robusto sector privado que cree los puestos de empleo cruciales para sacar a la gente fuera de la pobreza, dijo Kim en el evento, celebrado en las fechas previas a las próximas Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial programadas para empezar el 19 de abril.

Se debe crear al menos 600 millones de empleos para 2020, principalmente en los países en vías de desarrollo, para ir al ritmo del crecimiento de la población global. El sector privado crea nueve de cada diez empleos, mostró un reciente informe del IFC sobre la creación de empleo.