Bruselas. Europa se enfrenta a diez días cruciales para salvar la zona euro después de acceder a incrementar su fondo de rescate y reconocer que podría tener que acudir al Fondo Monetario Internacional para obtener más ayuda para evitar un desastre financiero.

"Estamos ahora entrando en un período crítico de diez días para completar y concretar la respuesta de la Unión Europea a la crisis", dijo este miércoles el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, mientras los ministros de Finanzas se reunían.

Los ministros de la zona euro se pusieron el martes por la noche de acuerdo sobre los planes detallados para reforzar el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), pero no pudieron decir en qué medida debido al rápido deterioro de las condiciones del mercado, lo que les llevó a mirar hacia el FMI.

Rendimientos de los bonos italianos y españoles volvieron a subir hacia niveles insostenibles el miércoles, mientras los mercados consideraban que el refuerzo del fondo de rescate era insuficiente.

Las bolsas caían y el euro se debilitó después de que la agencia de calificación Standard & Poor revisara el rating de algunos de los principales bancos del mundo.