Basilea, Suiza. Los gobernadores de bancos centrales y jefes de supervisión llegaron a un acuerdo sobre Basilea III, una reforma radical que obligará a los bancos a conservar más capital para soportar golpes, según dijo este domingo una fuente cercana al proceso.

"Hay un acuerdo", dijo la fuente, sin ofrecer detalles adicionales.

Analistas, reguladores y banqueros esperaban que entre los acuerdos de este domingo se exija a los bancos tener un capital estructural mínimo (Tier 1) de entre un 7% y un 9% de sus activos de riesgo, incluyendo un colchón de conservación de capital.

El acuerdo fue logrado en una reunión entre jefes de bancos centrales y jefes de supervisión de 27 países encabezados por el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

Se espera un anuncio más formal y completo para después de las 1600 GMT.

En julio de est año se acordaron más detalles de la nueva normativa y en la reunión del domingo se sumarán dos piezas al rompecabezas - cuánto capital adicional se exigirá y en cuánto tiempo los bancos comenzarán a regirse por las nuevas reglas.

Tras la crisis financiera global, provocada en parte por las operaciones riesgosas que realizaban los bancos, los líderes del G20 convocaron a los reguladores y jefes de bancos centrales en 2009 para diseñar nuevas y más estrictas reglas de capital.

Los líderes del G20 ofrecerían su apoyo al acuerdo de este domingo cuando se reunan en Seúl en noviembre, y las nuevas reglas entrarán en vigencia desde el 2013 por etapas.

Analistas, reguladores y banqueros esperaban que entre los acuerdos de este domingo se exija a los bancos tener un capital estructural mínimo (Tier 1) de entre un 7% y un 9% de sus activos de riesgo, incluyendo un colchón de conservación de capital.

El ratio de capital de Tier 1 se refiere a la reserva de capital básica de un banco, que se usa para absorber golpes; ese nivel se mantenía a un 2% bajo las reglas actuales, demasiado poco para soportar la peor crisis financiera desde la Gran Depresión.

Las nuevas reglas incluirían un ratio de capital estructural mínimo de un 4,5% a un 6%, con un colchón adicional de conservación de capital de un 2 a un 3 por ciento.

Se prevé que el paquete final de normas incluya un período de transición de unos 5 a 10 años para que los bancos cumplan con la nueva normativa.

No se espera que los principales bancos mundiales se apuren por recaudar fondos. Pero aún preocupan los desafíos para las entidades en algunos países y la posibilidad de que los cambios provoquen una restricción del crédito.

Fuentes dijeron a Reuters este viernes que Deutsche Bank, el mayor prestamista alemán, podría recaudar hasta 9.000 millones de euros (US$11.400 millones) para aumentar su hoja de balance.