Washigton. El jefe interino del Fondo Monetario Internacional, John Lipsky, dijo este viernes que los programas que el fondo y Europa están llevando a cabo para respaldar financieramente a Grecia no anticipan ningún tipo de reestructuración de deuda.

"Estamos apoyando un programa económico desarrollado por las autoridades griegas que no contempla una reestructuración de la deuda", afirmó Lipsky en una entrevista con Reuters Insider efectuada en Deauville, en Francia, sede de la cumbre del Grupo de los Ocho.

Los mercados financieros han sufrido las consecuencias de las preocupaciones sobre si el Gobierno griego podrá reunir el apoyo para implementar las severas medidas de austeridad vistas como necesarias para mantener el flujo de los préstamos del paquete de rescate del FMI y la Unión Europea.

"Tenemos un programa en marcha con las autoridades griegas, respaldado por nosotros mismos y con nuestros socios europeos, y ese programa no contempla ninguna reestructuración de deuda ni un reperfilamiento ni nada", agregó el funcionario en la entrevista.

Este jueves, Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, advirtió que el FMI podría retener su ayuda para Grecia, unos fondos que el país heleno necesita para pagar sus gastos y servir su enorme deuda.

Este viernes, el primer ministro socialista de Grecia, George Papandreou, fracasó en su intento por convencer a los líderes opositores de apoyar la aplicación de medidas de austeridad más severas para conseguir la ayuda de la UE y el FMI, necesarias para evitar una moratoria.

En una entrevista con la cadena de televisión CNBC, Lipsky señaló que estaban en conversaciones con Egipto, que probablemente concluirían en un programa de apoyo para estabilizar su economía.

"Estamos en conversaciones ahora, pero parece probable que terminaremos con un paquete de apoyo para el programa egipcio que incluirá quizás US$3.000 millones a US$4.000 millones de ayuda del FMI fuera de un paquete de US$11.000 a US$12.000 millones", dijo Lipsky.

Lipsky expresó que el FMI seguía llevando a cabo sus funciones desde el arresto del ex-jefe de la institución Dominique Strauss-Kahn por acusaciones de agresión sexual y negó el hecho de que la entidad se hubiera desestabilizado.

"Obviamente, hay sorpresa y preocupación. Sin embargo, tenemos un equipo muy disciplinado y de mucho talento que está muy concentrado en hacer su trabajo", afirmó.

"Tenemos grandes responsabilidades, pero nos estamos concentrando en ellas", agregó.