El jefe de gabinete argentino, Jorge Capitanich, afirmó en su habitual conferencia de prensa en Casa de gobierno que "la política cambiaria del gobierno tiene coherencia con la monetaria, la fiscal y la de ingresos".

El funcionario negó también "cualquier pelea" entre el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, tras considerar que "es la estrategia de pretender generar problemas donde no los hay".

Por otra parte, destacó el informe del Banco Mundial (BM) que menciona a la Argentina como el país que ha mostrado una evolución "positiva y favorable" en cuanto al alcance de sus redes de seguridad social, con políticas de inclusión que representan el 1,86% del PBI, un nivel por encima de la media mundial del 1,6%.

"El Banco Mundial, institución que ha remarcado la duplicación de la clase media en Argentina y que nadie puede decir que es un organismo proclive a nuestro país, ha destacado que las redes de seguridad social han experimentado una evolución positiva y favorable en Argentina", dijo Capitanich.

También apuntó que la entidad consideró que hubo una "multiplicación por 8 en el nivel de alcance de estas políticas", y señaló que "hasta el 2010 representaba el 1,86% del PBI, mientras que el promedio mundial, de los países desarrollados, llega a 1,6%".

El jefe de ministros también valoró la importancia de los acuerdos logrados entre el gobierno y las distintas cadenas de valor, así como los avances en las negociaciones paritarias que "para fines de mayo estarán casi todas cerradas".

Capitanich dijo que con las cadenas de valor se fijan "metas de empleo, de producción y aumento de exportaciones", las que se complementan con otras iniciativas como "la ley para luchar contra el empleo en negro, la implementación de trenes para bajar costos logísticos, y la línea de financiamiento para inversión productiva del Banco Central".

Sobre las negociaciones paritarias, citó en particular los avances alcanzados en los sectores "textiles y plásticos".