El jefe de gabinete, Jorge Capitanich, especificó con la situación en la industria automotriz y en la del plástico, donde "si bien el gobierno busca un progreso en la rentabilidad, también debe velar por el bienestar de la sociedad en su conjunto".

En este sentido, especificó con la situación en la industria automotriz y en la del plástico, donde "si bien el gobierno busca un progreso en la rentabilidad, también debe velar por el bienestar de la sociedad en su conjunto".

Capitanich explicó en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno, que "así como en el sector automotriz la situación no es homogénea, porque en algunas fábricas que no subieron los precios la demanda no bajó", en otros sectores como, "el plástico y el caucho", el Gobierno tiene cifras que muestran que "han crecido" y tuvieron "buen desempeño".

En el plano automotor, Capitanich destacó la reunión que mantuvo ayer la ministra de Industria, Débora Giorgi, con su par de Brasil, Mauro Borges, tras la cual se lograron "avances significativos", y adelantó que "en la próxima semana tendremos algunas novedades".

En cuanto al sector del plástico y caucho, Capitanich dijo que "estamos en una polémica instalada con el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, porque en definitiva él formula datos que no se ajustan a la realidad, dice que no le va bien al sector, pero no son los datos que nosotros tenemos", afirmó.

El jefe de ministros dijo que esa actividad "se expandió", y argumentó con cifras del "Estimador Mensual Industrial, que midió que la suba del sector fue de un 76,3% por encima de la media industrial, que midió un 69%".

"El ha dicho que no le había ido bien al sector", insistió el funcionario, y sostuvo que la medición de los datos "arroja otros resultados".

Por lo expuesto, insistió en "observar cada una de las actividades industriales, porque no en todas se da la misma situación", y volvió a pedir evitar la "presión" al Gobierno, solicitando, "determinados beneficios".