En la conferencia "Proyecciones Económicas en el Año de la Innovación", organizada por Mutual de Seguros de Chile, el ex presidente del Banco Central de Chile, José de Gregorio afirmó este martes que el crecimiento de Chile debería desacelerarse, lo que a su juicio se daría una vez agotado el impulso de la salida de la denominada crisis subprime.

En este sentido, el economista estimó que el PIB del país se debiera reducir a niveles más cercanos “y algo por debajo” de su potencial de 5%, acompañado de una desaceleración del empleo.

"Lo importante, es que una vez que nos recuperamos, volvamos a una situación de normalidad que garantice un crecimiento más parejo hacia el futuro", afirmó, agregando que "lo que se debe evitar una situación de sobrecalentamiento, en la que los ajustes son más duros y más costosos".

Al referirse al contexto económico y financiero mundial, el académico de la Universidad de Chile, precisó que Europa se encuentra inmersa en la que denominó como "década perdida", con Estados Unidos siguiendo una recuperación pausada, Japón con oportunidades de que una política monetaria más expansiva efectivamente provoque un mayor dinamismo, y con persistentes dudas sobre el ritmo de desaceleración de China.

En relación a China, De Gregorio puntualizó que, efectivamente, hay crecientes signos de ralentización, por lo que hizo un llamado a estar preparados internamente en el plano fiscal para una caída en el precio del cobre, la que sindicó como la mayor amenaza para Chile, pese a aclarar que nuestro país es menos dependiente del precio del metal "de lo que era hace 10 ó 20 años". No obstante esto último, añadió que frente a una valorización menor del commodity, se podría observar un impacto en la política fiscal, proyectando para los próximos años una situación más estrecha, aunque “todavía con una economía con capacidad de seguir creciendo”, aseveró.