El presidente de Uruguay, José Mujica, dijo que “se fue el tiempo de vivir al día o endeudado hasta las raíces, jugándose a que (el futuro) vendrá bien sin desconfiar a que puede venir muy mal”. Instó de esta manera a que los productores y toda la sociedad no se dejen llevar por el consumismo y que piensen un poco más en tener reservas y ahorros.

“Cada cual con sus posibilidades alguna cosa puede hacer y, lo mejor, es prepararnos siempre para enfrentar lo peor; no lloriquear y volver a empezar de nuevo”, dijo Mujica.

El mandatario se refirió a los factores naturales que azotan al mundo e hizo un llamado a no estar ajenos a ello. Dijo que no se pueden “vaticinar los desastres”, pero que sí se puede “actuar con prudencia y desconfiar del tiempo venidero y así tener recursos para volver a arrancar”.

Las reservas de agua y de alimentos, tanto para consumo animal como humano, fueron objeto de las palabras de Mujica, quien explicó que “hablar de reservas es hablar de ahorro disponible para volver a empezar”.

“En un país agroexportador es obvio que acentuar las reservas de agua, tratar de tener arriba del territorio la mayor cantidad de agua de lluvia es casi una causa nacional (…) porque no solo se trata de tener agua disponible. Si es posible hay que aprovechar la que nos cae del cielo”, dijo Mujica.

Indicó que en esto tienen que ver las prácticas agrícolas, “algunas muy viejas”, e hizo un llamado a los productores para que no se dejen ganar por la “sociedad de consumo” y que apunten a “manejar reservas de comida para los animales”, puesto que no se sabe “cuándo habrá un desastre”. Aclaró que el concepto de reserva hace al país entero.

Asimismo dijo que la sociedad de consumo ha ganado a los empresarios de Uruguay y a buena parte de la gente que trabaja la tierra. “Se fue el tiempo de correr el riesgo de vivir al día (y por ello), entre cambiar una 4x4 y tener una reserva a la orden, yo recomendaría pensarlo cuatro veces”.