El presidente de Uruguay, José Mujica, utilizó su audición de este jueves en radio M24 para transmitir confianza a la población y asegurar que Uruguay tiene una reserva importante para hacer frente a la crisis financiera internacional. Además, dijo que hay que ser prudentes, pero que eso no significa quedarse de brazos cruzados. “Trataremos de ser prudentes en el gasto, pero arriesgados en la inversión”, aseguró.

En medio de la crisis internacional, el mandatario intenta llevar tranquilidad a la sociedad luego del impacto de la caída de las bolsas en el mundo y de la volatilidad que presenta el dólar en los mercados, incluido el uruguayo.

La situación de incertidumbre se generó luego de que el pasado viernes la calificadora Standard & Poor’s (S&P) bajara la nota a la deuda estadounidense del máximo (AAA) a un escalón inferior (AA+).

Ante la coyuntura, Mujica dijo: “El país tiene, por un lado, reservas importantes para usar en caso de emergencia y (por otro) tiene asegurada una capacidad de crédito importante como para manejar cualquier ventarrón que se nos pudiera presentar”.

Mujica habló de un “mundo central lleno de incertidumbres, tal vez por no haber cumplido con alguna de las receta que antaño” le imponían al país. También indicó que “no es precisamente con reproches” que se van a “sortear eventuales coletazos”, sino teniendo “respuesta positiva en el sentido de ser profundamente prudente”.

De todas formas, aclaró que esa prudencia no significa cruzarse de brazos, sino “seguir tratando de multiplicar la inversión, y muy particularmente en infraestructura, que contribuya en todo lo posible a mejorar el costo país y a mover y asegurar el ámbito de trabajo”.

Acerca del futuro, el presidente indicó que “se va a ir aclarando el nivel de incertidumbre” y que existe “confianza en Uruguay, siempre y cuando esa confianza no se transforme en irresponsabilidad”.

Agregó que “semejante sacudón internacional (como el de los últimos días), obviamente que alguna repercusión iba a tener por esta zona” y que “esas repercusiones no van a ser favorables”. Sin embargo, sostuvo: “Estamos muy lejos de pensar que estamos frente a un cataclismo o algo por el estilo”.