Santiago. “La imagen de hoy es que hay un mundo dividido. Hay un crecimiento sorprendente en Asia por las economías exportadoras y mercados que están despertando, mientras Estados Unidos y Europa están muy débiles”, dijo Joseph E Stiglitz (67), ganador del Premio Nobel de Economía en 2001, al hacer un análisis sobre las razones que están llevando a que la recuperación económica mundial sea muy lenta.

El economista estadounidense participó en un foro económico organizado por el chileno Banco de Créditos e Inversiones (BCI). En la oportunidad afirmó que América Latina está en un punto intermedio, y eso representa un riesgo para las oportunidades, pues la ni en Estados Unidos ni en Europa la situación mejorará muy pronto, pues hay un bajo nivel de consumo e inversión, además hay problemas para acceder a créditos y los niveles de deudas son altos. 

Para graficar el caso de Estados Unidos, Stiglitz dijo que “los estudiantes chilenos egresan para trabajar, mientras que allá los hijos están titulándose para volver a la casa de los padres”.

Stiglitz criticó la burbuja en la que vivió su país antes de 2001, donde la gente consumía mucho más allá de sus capacidades y consideró que el gran problema actual es que el ingreso promedio está por debajo de 1997.

“El gobierno contribuye a esto porque hubo un minuto donde se pudo estimular la economía, pero duró un minuto. Ahora en Estados Unidos y Europa hay escepticismo. El gobierno en EE.UU. sobre vendió el estímulo y dejó de lado la estimación. Creyó que el desempleo iba a llegar al 8%, pero se llegó al 10%. La tasa de desempleo juvenil es aún peor. Actualmente se dice que es 10%, pero en realidad es 20% y se prevé que llegue a 40%”, enfatizó.

"América Latina se las ha arreglado bastante bien durante la crisis y ahora necesita volver a resolver problemas como la reducción de la pobreza y la inversión en educación".

En cuanto a Asia, señaló que aprendió las lecciones de la crisis que hubo en 1999 y que será este crecimiento el que ayudará a América Latina y África, lo que genera una nueva geografía en la economía mundial. 

Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas y hace una advertencia: ¿Hasta cuándo Asia seguirá creciendo y siendo un motor económico? Y añade que, “Asia se basa en el crecimiento de las exportaciones a Europa y creo que eso se sostendrá”. 

En entrevista con AméricaEconomía.com, el Premio Nobel de Economía, profundizó sobre la situación actual de América Latina y mencionó algunos tips en los que se debería enfocar la región para continuar por la buena senda. 

-¿Cuáles son los principales desafíos económicos para América Latina?
-El principal desafío va a ser en términos de gestionar formas en el gran crecimiento en las Américas como en Europa. Parte de esto estará basado en el gran crecimiento de Asia y en el gran apoyo que eso le va a proporcionar a los precios de los commodities. Pero a largo plazo América Latina tendrá que alejarse de la dependencia que tiene de las exportaciones de los commodities para hacer una economía más diversificada. Lo ha estado haciendo, pero no ha sido demasiado.

-¿Cuál será el enfoque de las principales economías de la región?
-Creo que América Latina ha tenido grandes éxitos en los últimos años y me gustaría enfatizar en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Algunos de estos programas son muy innovadores, como los que tiene Brasil, que son bastantes efectivos, por lo tanto, uno de los desafíos debido a estos problemas económicos, será justificar el crecimiento. En el caso de Chile, cuando empeoran los problemas de desempleo siempre se hiere a aquellos que tienen menos educación, a la parte más inferior de la sociedad, y esas son cosas que también hay que corregir.

-¿En qué países deberemos poner más atención el próximo año?
-Me parece que dependerá de la fluctuación de los precios de los commodities, que han sido bastantes inciertos y si los precios de los commodities llegaran a caer, cosa que no creo que ocurra, entonces algunos de los países que dependen de eso podrían tener problemas. En Estados Unidos en estos momentos nos estamos preocupando bastante por el tema de los virus que existen y además de los problemas con las drogas. Tenemos estas guerras de droga y para nosotros esto es un problema bastante serio.

-¿Cuáles son a su juicio los puntos en los que la región debe concentrarse?
-América Latina se las ha arreglado bastante bien durante la crisis y ahora necesita volver a resolver problemas como la reducción de la pobreza, la inversión en educación, continuar estableciendo una diversificación de la economía, la que requerirá políticas de inversión, y el crear nuevas industrias que permitan salir de la dependencia de los recursos.