Nueva York. JPMorgan Research anunció este viernes que reducirá su exposición a la deuda soberana de mayores rendimientos, lo que representa un cambio en relación con una serie de recomendaciones en los últimos meses que alentaban a los inversionistas a comprar activos de mayor riesgo.

En un informe a sus clientes, la agencia calificadora de deuda indicó este viernes que reducirá su posición "ponderación superior" para Argentina, Venezuela, Ucrania y Jamaica a "neutral" en su cartera de deuda gubernamental de mercados emergentes.

"A medida que los problemas de Grecia se extienden a otros países en la zona del euro y a inquietudes de estrés bancario, creemos que la reducción del riesgo prevalecerá por cierto tiempo", indican analistas en el informe.

La medida se produce un día después que una brusca caída en las acciones estadounidenses provocara el mayor descenso en el Índice Global de Bonos de Mercados Emergentes de JPMorgan desde los momentos de mayor agitación de la crisis financiera mundial, hace 17 meses. El índice llegó a caer hasta 1,26% avanzada la tarde. Hace unos momentos, el índice caía 0,72%.

El actual ambiente volátil del mercado obstaculizará los ingresos de inversiones hacia los mercados emergentes, según JPMorgan, ya que "hay más reticencia a mantener créditos riesgosos con rendimientos de entre un 5% y un 6%".

Sin embargo, los analistas señalan que los indicadores fundamentales de los mercados emergentes se mantienes sólidos. Proyectan un crecimiento de los mercados emergentes de 6,7% para este año y de 5,8% para 2011, y agregan que todos los países del mundo en desarrollo ya han cubierto 56% de las necesidades de financiamiento de 2010 y los ingresos del año a la fecha en renta fija ya sumaron US$27.000 millones.

Sin embargo, el apetito por el riesgo y el temor a lo desconocido tienen actualmente una influencia mucho mayor.

En Venezuela, JPMorgan indica que siempre ha creído que el deteriorado panorama macroeconómico del país no debería afectar su capacidad y disponibilidad para pagar a los acreedores de deuda externa. Sin embargo, la falta de transparencia del Gobierno no ayuda en medio del nerviosismo internacional, y "afectará la capacidad del mercado de confortarse en caso de que pueda evitarse el peor de los escenarios para Venezuela".

En tanto, la deuda argentina se encuentra bajo presión adicional, debido a que los inversionistas probablemente tomarán ganancias antes del cierre de su canje de deuda. El Gobierno está intentando canjear hasta US$18.300 millones en bonos en cesación de pagos en un intento por resolver el mayor incumplimiento de deuda soberana de la historia y volver a ingresar los mercados internacionales de capital.