El banco de inversión JP Morgan asegura en un informe citado por la agencia de noticias Reuters que las reservas internacionales venezolanas podrían ser impulsadas por la inyección de fondos provenientes de acuerdos con China o de Petróleos de Venezuela.

"Es posible que las reservas puedan ser impulsadas nuevamente de forma temporaria pero la tendencia a la baja parece intacta", aseguran.

Las reservas internacionales se encuentran en su nivel más bajo desde 2003, en $17.852 millones al cierre del 15 de mayo, según datos del Banco Central de Venezuela.

El año pasado el gobierno colocó en la reserva fondos provenientes del fondo chino y recientemente se informó de un nuevo acuerdo por $5.000 millones.

"La fuente principal de ingresos potenciales serían desembolsos chinos, o infusiones de fondos de Pdvsa, además de otra posible monetización de Petrocaribe", agregó JP Morgan.