El consejero delegado de JP Morgan, Jamie Dimon, informó que esa firma perdió US$2.000 millones debido a una falla grave de su oficina de inversiones.

La pérdida se dio en un portafolio de inversiones llamado títulos sintéticos, que son combinaciones de posiciones de contado con derivados para crear unos papeles de diferente característica.

Este tipo de instrumentos probaron ser altamente riesgosos, volátiles y menos efectivos como cobertura, más de lo estimado por la empresa, según indica su reporte trimestral.

Bajo la dirección de Dimon, la oficina de inversions de JP Morgan se ha dedicado en los últimos años a grandes inversiones riesgosas y especulativas en las mesas de dinero.

Falta de monitoreo de estos instrumentos, su complejidad y poca pericia en la ejecución, acarrearon las pérdidas para JP Morgan, dijo Dimon.

La pérdida de los US$$2.000 puede ser manejada por JPMorgan parcialmente con la venta de otros instrumentos de su portafolio, señaló el jefe de la empresa.

En las transacciones posteriores al cierre de la jornada bursátil en Wall Street, las acciones de JP Morgan se cotizaban con una pérdida de 6,7% a $38, su peor precio desde febrero.