El Director Global de Investigación de Mercados Emergentes de J.P. Morgan, Luis Oganes, señaló hoy que la economía peruana se recuperará y crecerá 4,4% en 2018, por encima de su potencial de 3,5%, debido a los mejores precios de los commodities y la inversión en la reconstrucción.

“Lo peor de la desaceleración de la economía ha pasado, esperamos una recuperación. Para este año estimamos un 2,6% de crecimiento dada la debilidad de la primera parte del año, pero con muchos mejores números en la segunda mitad del 2017, y para el próximo año esperamos un crecimiento de 4.4%, estamos más optimistas”, dijo.

La economía peruana se expandió 4% en 2016, indica el Banco Central de Reserva del Perú (BCR) en sus estadísticas, y proyecta para este año un crecimiento de 2,8%, y en 2018 una expansión de 4,4%.

“El optimismo se basa en parte en el sector externo, debido a la recuperación del precio de los commodities y también por mucho más producción minera”, afirmó Oganes.

Así lo manifestó en una exposición conjunta con el presidente del BCR, Julio Velarde, en la sede de la firma multinacional de asesoría legal Baker McKenzie en Londres, respecto a las perspectivas de la economía peruana, en el marco del Road Show de inPERÚ para atraer inversiones.

Reconstrucción Con Cambios. Oganes, indicó que otro impulsor del crecimiento económico peruano vendrá por el lado de los esfuerzos del Gobierno en la reconstrucción de la infraestructura dañada por las intensas lluvias de El Niño costero que azotó la parte norte del país a comienzos del presente año. 

El Gobierno en su plan de Reconstrucción Con Cambios, prevé invertir más de 26.600 millones de soles (más de US$8.000 millones) al 2021.

“Los esfuerzos de reconstrucción se van a empezar sentir en términos de generar demanda agregada”, subrayó.

También indicó que se espera continúe la entrada de capitales al país, lo que motivará que el tipo de cambio se mantenga estable y las tasas de interés “relativamente bajas”, dijo.

Oganes refirió que en el 2018 el crecimiento de la economía peruana estará impulsado por un mayor estímulo fiscal, pero a fin que el Perú tenga un ritmo de crecimiento sostenido a partir del 2019, se va a requerir una mayor participación de la inversión privada.

Explicó que el 20% de la inversión total en el Perú es pública, y el 80% es privada, y por ello es el sector privado quien debe empezar a invertir más para que “el crecimiento se mantenga fuerte hacia futuro”.

En ese sentido destacó el mejor ánimo del sector privado nacional para invertir. 

Según la última encuesta del BCR las expectativas de los empresarios se encuentran en terreno positivo (más de 50 puntos); así, la expectativa de la economía a 3 meses se ubica en 56.3 puntos, a 12 meses (71 puntos), demanda de productos a 3 meses (62 puntos) y del sector a 12 meses (69.5 puntos). 

“Se ve en los indicadores de confianza empresarial que hay una recuperación, y yo esperaría el próximo año ver un crecimiento positivo, aunque todavía modesto, de la inversión privada después de haber visto por varios años su desaceleración”, indicó.

Crecimiento en 2018 sin riesgos. De otro lado, Oganes, señaló que la proyección del crecimiento del PBI del Perú para 2018 de 4,4%, por encima de su potencial de 3,5% que calcula J.P Morgan, no representa un riesgo para que aparezcan presiones inflacionarias el próximo año.

“La economía ha estado por debajo de su potencial en los últimos años, por lo cual al estar por encima del potencial (en 2018) es la manera de empezar a cerrar las brechas de sectores de capacidad instalada no utilizada”, explicó.

Indicó que “obviamente no se puede crecer indefinidamente por encima del potencial” porque se generaría presión inflacionaria, y por ello recomendó buscar incrementar el actual potencial del PBI sobre la base de reformas estructurales.

Refirió que la agenda para estas reformas estructurales deben estar enfocadas en la política laboral, en educación, la ampliación y facilitación del uso de los acuerdos de libre comercio que el Perú tiene, y la desburocratización para la inversión privada.

“Hay muchísimas trabas burocráticas a todo nivel que hay que destrabar, son varios ángulos que atacar en paralelo para poder empujar ese crecimiento potencial de 3,5%, y la manera de elevarlo es mejorando la capacidad instalada, haciendo mayor inversión fija pero elevando la productividad y eso se logra solamente con reformas”, puntualizó