El juez de Nueva York, Thomas Griesa, convocó a que Argentina y los fondos buitre continúen las negociaciones a fin de encontrar un acuerdo, y convocó a una nueva reunión entre las partes para este miércoles con el mediador Daniel Pollack.

Además, Griesa rechazó el pedido formulado por el gobierno argentino para que vuelva a instalar una medida cautelar -stay- para poder concretar el pago a los bonistas que ingresaron al canje de deuda.

El magistrado dijo que la medida cautelar "no es algo que sea necesario" para alcanzar un acuerdo entre el país y los fondos buitre.

Por su parte, el abogado representante de Argentina, Jonathan Blackman, reiteró ante el magistrado el requerimiento de reinstalar esta instancia "para por lo menos realizar el pago" a los bonistas que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010, cuyos fondos ya fueron depositados por el país ante los bancos intermediarios.

"Queremos negociar un acuerdo pero hacer eso requiere movimientos", dijo Blackman mencionando que bajo el escenario actual "es imposible" alcanzar algún tipo de entendimiento antes del 30 de julio, cuando vence el plazo en el que el país ingrese en situación de default técnico si no se realiza el pago a los bonistas reestructurados.

En la audiencia que se extendió por espacio de más de dos horas, el juez Griesa advirtió que el caso está "en un momento crucial" y que "si no son realizados los acuerdos necesarios podría haber un default de Argentina para finales del mes de julio".

"Eso sería muy desafortunado", concluyó Griesa dejando los pasos siguientes del caso en manos del mediador.