Madrid. Las seis entidades financieras españolas analizadas (Santander, BBVA, CaixaBank, BFA-Bankia, Banco Popular y Banco Sabadell) por la Autoridad Bancaria Europea (EBA) han superado con nota las pruebas de estrés (esfuerzo), que mide su capacidad para resistir un hipotético shock en la economía y los mercados en los próximos tres años.

Según EBA, la entidad bancaria española que peor nota ha sacado ha sido el Banco Popular, que se queda con un ratio de capital de máxima calidad del 6,62 por ciento, aunque como dice EBA, la prueba de estrés no toma en consideración los 2.500 millones de euros por los que Banco Popular amplió capital recientemente, y que le dejarían en una posición más holgada.

Asimismo, cuando se somete a estas entidades a esfuerzo, los analistas toman como referencia el 5,5 por ciento como aprobado, aunque algunos expertos piensan que por debajo del 8 por ciento los mercados pueden castigar a las financieras.

Los resultados conocidos esta pasada noche, confirman que los principales problemas están en el sector financiero italiano, donde el Monte dei Paschi registra el peor resultado, y el Allied Irish Bank, banco participado por el Gobierno irlandés, también suspendería el ejercicio si se considera el método más exigente de evaluación, según EBA.

De esta forma, las entidades españolas examinadas obtuvieron la siguiente nota: Banco Santander obtendría un capital de máxima calidad CET1 del 8,7 por ciento, BBVA del 8,3 por ciento, CaixaBank del 9 por ciento, Bankia del 10,6 por ciento, Sabadell del 8,2 por ciento y  Banco Popular del 6,62 por ciento.

En definitiva, los bancos españoles han superado la prueba con holgura salvo el Banco Popular, pero en su caso porque no se ha tenido en cuenta su reciente macroampliación de capital (con esa operación hubiera logrado un buen resultado), tras los resultados conocidos esta pasada noche que hoy difunden todos los medios nacionales.

Por último, a estas pruebas se han sometido 51 bancos de la eurozona, que representan el 70 por ciento del sector bancario, entre los que se encuentran los citados seis mayores bancos españoles y cuyo examen al que se han sometido la banca española constata que son capaces de mantener a finales de 2018 un nivel de capital de máxima calidad CET1 de al menos el 5,5 por ciento, el mínimo que exige el mercado, subraya la Autoridad Bancaria Europea