Telúrico y sin concesiones fue el comienzo del "Latinoamérica Global" en Madrid, foro organizado por Casa de América y Global Shapers, con el apoyo del World Economic Forum y AméricaEconomía. 

El evento, que corre en paralelo a la reunión del Foro Económico Mundial en México, este lunes fue el epicentro de un álgido debate sobre uno de los grandes temas pendientes en la región: la corrupción.

"Se han sustraído como US$2.000 millones de Petrobrás, y el cuento que nos quieren vender, de que ha sido por la mala administración y con errores estratégicos, todo eso nos ha costado como US$17.000 millones a Petrobrás. Estos U$17.000 millones son algo como la economía de Nepal, todo eso se ha perdido", dijo en Madrid, Paulo Sotero, director en Brazil del Institute Woodrow Wilson International Center for Scholars, durante la jornada.

"Tenemos si una disfuncionalidad política en Brasil; asistimos a una crisis política del sistema de presidencialismo de coalición que ya no genera la estabilidad necesaria. Pero esto no va a quedarse sin respuesta, y todo esto se da en el marco de una sociedad que se ha democratizado, que pide respuestas", agregó Sotero, en el marco del encuentro en el que participarán más de 40 autoridades, expertos, economistas y empresarios que analizarán los factores fundamentales para interpretar el momento actual que vive América Latina.

Aunque "Latinoamérica Global" contemplaba dentro de sus temas principales de análisis la geoestrategia, la economía, la energía, los retos sociales, la creación de empresa, entre otros temas, los expertos tuvieron que realizar un alto obligado y analizar los casos de corrupción que azotan a varios países y que evidencian la falta de probidad de las autoridades y/o los nexos entre negocios y política.

Sotero volvió a la carga: "Petrobrás fue literalmente asaltada por ejecutivos de la propia empresa, mancomunados con políticos de la coalición con ejecutivos de empresas que ofrecían servicios a Petrobrás". 

"Pero si hay algo de positivo en todo este escándalo, es que Brasil después de 30 años de construcción democrática, tiene hoy instituciones que actúan, y me refiero a la justicia federal de Brasil y a la policía federal de Brasil, que fueron los que descubrieron el caso", resaltó el director, quien agregó: "me gustaría decir que este caso lo destapó la prensa, porque soy periodista y mi corazón me tira, pero no, no ha sido la prensa, sino que fueron las instituciones de la justicia brasileña las que actuaron; instituciones que tienen capacidad de acción, tiene autonomía y actúan". 

"Brasil tiene que dar respuesta y si eso ocurre será positivo no sólo para Brasil, sino también para la región, porque cuando la economía brasileña crece y distribuimos renta, esto dinamiza la región", concluyó Sotero.

Cuándo será el día... Por su parte, Carl Meacham, director del prestigioso think thank CSIS Americas Program, con sede en Nueva York, y entrando al área del libre comercio, explicó que en la región "se observa una gran diversidad" de intenciones para encarar el proceso negociador.

En este sentido, "un ejemplo de ello son los países de la Alianza del Pacífico, que han dado un muestra clara de liderazgo para lidiar con el mercado y con una actitud proactiva para crear marcos que tienen que ver con el cambio social, pero no dependiendo del Estado", enfatizó Meacham. 
"Creo que eso es importante y que incluso son la alternativa a los países del ALBA, más vinculados al Estado y menos al mercado", destacó y agregó que "después en la región tenemos también un país como Brasil al que estamos esperando ver cuándo será el día en que pueda realizar su potencial: Brasil juega un papel regional y quiere jugar un papel mundial económica y políticamente". 

[[wysiwyg_imageupload:5726:]]

"Brasil necesita abrirse más y hacer un acuerdo con Europa. El más interesado en ello es Estados Unidos, porque este posible acuerdo con Europa será una especie de precalentamiento para un futuro acuerdo con Estados Unidos", remató Meacham.

El joven economista también se pronunció sobre la incipiente relación de Estados Unidos y Cuba: "Tenemos la nueva relación que inician Estados Unidos y Cuba, comenzando una nueva manera de ver y de interrelacionarse en la región. En este sentido, vamos de un modelo de aislamiento a un modelo de integración paulatina, y creo que esto inicia un camino donde también otros países de la región podrán relacionarse de otra forma con Estados Unidos".

Meacham también analizó los problemas de corrupción en la región. "No son menores y siguen persistiendo. Hemos visto el ejemplo de Brasil con Petrobrás; de Chile; los problemas que atañen al narcotráfico y al crimen organizado en otros países, problemas pronunciados y difíciles de erradicar y eso afecta a la inversión y impulsa la emigración. Esto sucede más con flujos migratorios desde México a Estados Unidos, que migran en muchos casos por la inseguridad ciudadana", destacó el ponente.

Para Kevin Casas-Zamora, secretario de Asuntos Políticos de la OEA, "la región ha progresado considerablemente en la construcción de sus proyectos democráticos (...) En términos de los progreso ha dado un saldo en desarrollo humano, en los últimos 20 años, que ha sido muy notable. Y democracia y reducción de las desigualdad no van desconectadas", aseguró ante una audiencia concurrida. 

Latinoamérica tiene logros para mostrar en reducción de desigualdad, aseguró Casas-Zamora en Madrid: "del 19%, en los años 90, la desigualdad se redujo al 12% al día de hoy. Y esos logros no se consiguen metiendo entre rejas a los políticos opositores; son logros que no se consiguen acallando a la prensa; son logros que no se consiguen no dejando que los ciudadanos puedan disfrutar del progreso", en clara alusión a Venezuela, aunque se cuidó de mencionar a este país y al mismo presidente Maduro. "Brasil tiene 35 millones de pobres menos y no ha hecho nada de eso", agregó. 

"Chile, saca cada año a 1% de ciudadanos de la pobreza y no ha hecho nada de esto; Uruguay es un ejemplo de modelo de inclusión social y no ha hecho nada de esto, así que no nos vendan gato por libre", advirtió. "El progreso social y el desarrollo son aliados de Latinoamérica, y no un enemigo". 

Para concluir, Casas-Zamora afirmó que entre los retos que quedan por ver en Latinoamperica se cuentan tres asignaturas pendientes: fortalecer los Estados de derecho para combatir la corrupción; la inseguridad ciudadana, el acceso a la justicia y garantizar el fin de la impunidad; el acceso de los ciudadanos a una serie de bienes y servicios de calidad que sólo pueden garantizarse con un sistema impositivo mejorable: dado que están muy por debajo de los países de la OCDE -salvo Brasil, Argentina y Uruguay que se acercan un poco más-, y mejorar la calidad de la educación.

Por su parte, Diego García-Sayán, juez y ex presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, se refirió a la democracia real y a la democracia formal y a los derechos humanos en la región, específicamente a los avances que ha habido en relación al tema durante los últimos años y a la visibilización que han adquirido los ciudadanos en los países de la región, Estados que reconocen a ciudadanos con derechos.