Excelsior.com.mx. El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados reveló que la crisis europea y la incertidumbre fiscal en Estados Unidos son peligros “latentes” para México.

Así lo difundió la Cámara de Diputados en un comunicado.

En el escrito revela el CEFP que pese a la fortaleza y estabilidad del sistema financiero de México, producto de las políticas fiscal y monetaria, los cambios en materia regulatoria durante los últimos quince años, “aun persisten riesgos”.

Se menciona que entre los riesgos están el crecimiento en el crédito al consumo, el cual no sólo es resultado de la mayor disposición de la banca múltiple a otorgarlo, sino de otras empresas que no están obligadas a proporcional datos a los burós de crédito.

El CEFP destacó también como riesgos “el agravamiento de la crisis europea y la falta de certidumbre en el proceso de consolidación fiscal en Estados Unidos, en caso de que su Congreso no alcance un acuerdo, a finales de este año y principios del próximo, sobre los recortes al gasto público y los límites de endeudamiento”.

Destacó que dada la importancia que han adquirido los flujos de capitales hacia las economías emergentes, existe la posibilidad de una abrupta reversión de los capitales, lo que afectaría de forma inmediata las tasas de interés y el tipo de cambio en México.

“A fin de mantener la estabilidad”, refirió el CEFP, “el Banco de México sugirió que en el corto plazo se asegure la disponibilidad de recursos financieros y humanos para el reforzamiento de los sistemas de regulación y supervisión”.

Pidió también dotar a las autoridades financieras con atribuciones suficientes para resolver y liquidar bancos que presenten situaciones de insolvencia o falta de liquidez, de forma ordenada y con costos mínimos, entre otras cosas.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados puntualizó que la evolución de la economía internacional adquiere especial relevancia para el sistema financiero mexicano, derivado del hecho de que 72.2% de los activos de la banca múltiple son propiedad de bancos extranjeros.