Mientras que entre 2008 y 2009 el mundo sufría con mayor fuerza los embates de la crisis financiera internacional, Colombia se destacó por mantener un Producto Interno Bruto (PIB) positivo.

La recuperación de la recesión económica mundial en el vecino país comenzó a manifestarse a partir del cuarto trimestre de 2009, con un aumento del PIB de 2,9% con respecto al mismo período del año anterior, y el indicador ha mantenido un crecimiento sostenido desde entonces, según la Oficina de Promoción de Exportaciones, Inversión y Turismo de Colombia en Venezuela (Proexport).

Una política de diversificación de los destinos de las exportaciones y una legislación tributaria enfocada en garantizar la seguridad jurídica y generar confianza para atraer a los inversionistas fueron los factores determinantes para que Colombia "no sufriera tanto" las consecuencias de la crisis mundial, de acuerdo con la vocería de Proexport en el país.

Luego de que el PIB colombiano cerró en 2009 en su nivel más bajo de la última década (0,4%), entre enero y septiembre de 2010 la economía creció 4,1%, aunque éstas no son las cifras oficiales definitivas.

Las reservas internacionales de la nación neogranadina también se incrementaron entre 2009 y 2010, al pasar de US$25.365 millones a US$26.712 millones; mientras que la inflación se elevó de 2% a 2,54% entre un año y otro.

Para crear empleos. Proexport Venezuela explicó que si bien el índice de desempleo en Colombia sigue siendo alto, de 11,2% en agosto de 2010, haberlo reducido desde el 15,5% que registró en 2002 hasta 12% en 2009 se debe, principalmente, a su política dirigida a "atraer inversiones extranjeras que generen empleo".

La Ley de Formalización del Empleo o del primer empleo se hizo para premiar a las empresas con descuentos tributarios en función de nuevas contrataciones en su nómina directa, con especial énfasis en la pequeña y mediana empresa, según señaló la vocería de este organismo.

En 2002, el Banco de la República de Colombia registró una Inversión Extranjera Directa (IED) de US$2.134 millones, y al cierre de 2009 el monto se triplicó hasta US$7.201 millones.

Luego de que la crisis económica mundial provocó una baja de la IED de -32% entre 2008 y 2009, datos extraoficiales de Proexport estiman que entre enero y noviembre de 2009 y el mismo lapso en 2010 las inversiones foráneas en ese país crecieron 20%, al pasar de US$6.922 millones a US$8.309 millones.

El organismo adscrito a la Oficina Comercial de la Embajada de Colombia considera que contar con un régimen laboral flexible también ha incentivado la llegada de nuevas compañías y la generación de puestos de trabajo.

La jornada laboral diurna va de 6:00 de la mañana a 10:00 de la noche, y no genera pagos extras por bonos nocturnos, lo que disminuye los costos a las empresas.

Proexport informó que la meta de Colombia para 2014 es captar inversiones foráneas por US$13.200 millones.

El Banco Mundial ubicó a Colombia en el puesto 39 de su ranking Doing Bussines 2011, y en el tercer lugar entre los países más amigables para hacer negocios en América Latina, después de México (35) y Perú (36).

Desde 2002, el vecino país mejoró 40 posiciones, y la meta de Colombia para 2014 es ubicarse entre los primeros 20 puestos mundiales de este ranking, de acuerdo con Proexport.

La vocería del organismo en Venezuela señala que, además de los incentivos tributarios, haber creado la figura mercantil denominada Sociedad de Acciones Simplificadas también ha facilitado la incorporación de nuevas empresas a la economía formal.

En la categoría de Protección al Inversionista que mide el Banco Mundial, Colombia obtuvo el primer puesto regional y el quinto global, por ser el único de Latinoamérica donde existe un Acuerdo de Estabilidad Jurídica, que firman las compañías con el Estado para que se respeten en el tiempo las condiciones bajo las cuales entraron al país.

Diversificar fue clave. Luego de que el presidente venezolano Hugo Chávez congeló las relaciones diplomáticas con Colombia, en julio de 2009, el intercambio comercial entre ambas naciones comenzó a decaer. Ese año, Venezuela aún quedó como el segundo mercado más importante para el vecino país, después de Estados Unidos, con US$4.050 millones en exportaciones y una participación de 12,3%.

A partir de este impasse diplomático, el Plan de Diversificación de Mercados que emprendió Colombia en 2008 tomó más importancia.

Después de que entre 2008 y 2009 las ventas de Colombia al exterior cayeron -12,7%, entre enero y el 18 de diciembre de 2009 e igual período en 2010 repuntaron 21,9%, según cifras preliminares del Dane.

La meta de Colombia a 2014 es alcanzar exportaciones por US$40.000 millones, así como pasar de US$4.000 millones en exportación de servicios a US$5.200 millones ese año.