París. La economía mundial sufrirá la mayor recesión en tiempos de paz en un siglo antes de recuperarse el próximo año de los efectos del coronavirus, dijo este miércoles la OCDE, que prevé que en los próximos años habrá una alta deuda y bajas tasas de interés.

Al actualizar su panorama, la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) pronosticó que la economía global se contraería un 6,0% este año antes de recuperarse con un crecimiento del 5,2% en 2021, siempre que el brote se mantenga bajo control.

Sin embargo, el organismo, que tiene su sede en París, dijo que el escenario igualmente posible de una segunda ola de contagio este año significaría que la economía mundial podría contraerse un 7,6% antes de crecer sólo un 2,8% el 2021.

"Para fines de 2021, la pérdida de ingresos excede la de cualquier recesión previa en los últimos 100 años fuera de tiempos de guerra, con consecuencias nefastas y duraderas para las personas, las empresas y los gobiernos", escribió la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone, en una introducción al panorama actualizado.

"Las políticas monetarias ultra expansivas y una mayor deuda pública son necesarias y serán aceptadas mientras la actividad económica y la inflación estén deprimidas, y el desempleo sea alto", dijo Boone.

Con las respuestas a la crisis configuradas para dar forma a las perspectivas económicas y sociales para la próxima década, la funcionaria pidió a los gobiernos no asustarse del gasto financiado con deuda para mantener el apoyo a los ingresos de los trabajadores pobres y la inversión.

"Las políticas monetarias ultra expansivas y una mayor deuda pública son necesarias y serán aceptadas mientras la actividad económica y la inflación estén deprimidas, y el desempleo sea alto", dijo Boone.

Como la amenaza de una segunda ola de contagio mantiene alta la incertidumbre, Boone afirmó que ahora no era el momento de avivar las llamas de las tensiones comerciales y que los gobiernos deberían cooperar en un tratamiento y una vacuna contra el virus.

La economía de Estados Unidos, la más grande del mundo, se contraería un 7,3% este año antes de regresar a un crecimiento de 4,1% el año próximo. En el caso de un segundo brote, la contracción alcanzaría el 8,5% este año y presentaría una expansión de sólo un 1,9% en 2021, dijo la OCDE.

Mientras, la zona euro se encamina a una caída de la actividad del 9,1% este año, seguida de un crecimiento del 6,5% el 2021. El derrumbe podría alcanzar el 11,5% en 2020 en el caso de un segundo brote, seguido de un crecimiento del 3,5% el próximo años, de acuerdo al organismo.