Naciones Unidas. El jefe de la ONU, Antonio Guterres, pidió este jueves que se ofrezca alivio de deuda a todos los países en desarrollo y de ingresos medios por la pandemia del coronavirus, e instó al FMI a considerar un aumento de la liquidez mundial mediante la emisión de nuevos Derechos Especiales de Giro (DEG).

"El alivio de la deuda aplastante no puede limitarse a los países menos desarrollados", dijo Guterres en una reunión de alto nivel de la ONU sobre las consecuencias económicas de la pandemia. "Debe extenderse a todos los países en desarrollo y de ingresos medios que soliciten apoyo al perder el acceso a los mercados financieros".

Las economías en desarrollo del mundo -que ya afrontan una carga de la deuda en rápido crecimiento- deben ahora enfrentar un descenso mundial sin precedentes de los precios de sus exportaciones de petróleo y materias primas, lo que debilita las monedas locales.

"Muchos países en desarrollo y de ingresos medios son muy vulnerables y ya están en problemas de deuda, o pronto lo estarán, debido a la recesión global", dijo Guterres.

El Grupo de las 20 principales economías del mundo, incluida China, ofreció en abril suspender los pagos de la deuda bilateral de los 77 países más pobres durante el resto del año.

El presidente del Banco Mundial, David Malpass, dijo en la conferencia que alrededor de la mitad de los países elegibles participaban hasta ahora, pero que se necesita un alivio de la deuda a largo plazo. Muchos necesitarían una reducción permanente y significativa de la deuda para capear la crisis, añadió.

El enviado especial de la Unión Africana, Tidjane Thiam, se hizo eco de las preocupaciones e instó a que se suspendiera la deuda durante dos años.

El nuevo brote de coronavirus, que surgió por primera vez en China a finales del año pasado, ha infectado a millones y ha matado a cientos de miles de personas en todo el mundo.

En la reunión de la ONU del miércoles, la canciller alemana Angela Merkel apoyó el llamado de Guterres para que el FMI considere una mayor asignación de DEG.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, propuso una nueva asignación de DEG, similar a la impresión de un banco central de dinero nuevo, al comienzo de la crisis, pero la propuesta ha sido bloqueada por los Estados Unidos, el mayor accionista del FMI.