Los chipriotas recibieron este sábado con estupor y rabia la noticia sobre la decisión tomada por los ministros de Economía y Finanzas de la zona del euro de aplicar una quita a todos los depósitos privados de la isla mediterránea, a cambio de un rescate financiero de 10.000 millones de euros.

El nuevo Gobierno de Nicosia aceptó esta madrugada el paquete de medidas impuesto por los demás socios europeos, que entre otras imposiciones incluye un impuesto extraordinario de 9,9% sobre los depósitos de más de 100.000 euros o del 6,75% para los inferiores.

La noticia de la quita, divulgada entre la población a primeras horas de la mañana, provocó primero el estupor de los chipriotas, que con el pasar de las horas, se transformó en rabia y pánico.

Este sentimiento se vio acrecentado por el "corralito" parcial decretado por el Eurogrupo, una medida inusitada en Europa, que prohíbe toda transferencia bancaria para evitar la fuga de capitales.

En los bancos cooperativos locales, que suelen estar abiertos también en sábado, se formaron desde los primeros minutos de la apertura largas colas de clientes que solicitaban retirar sus depósitos.

Poco después, las cooperativas cerraron sus puertas, tras una decisión anunciada por el director general del Banco Central de las Cooperativas, Erotocritos Jlorakiotis, quien en declaraciones a la radio explicó que los bancos cooperativos quedarán cerrados debido a que la decisión del Eurogrupo tenía que ser aplicada inmediatamente.

"Tuvimos que conformarnos con la decisión", explicó Jlorakiotis para añadir que "también nosotros necesitamos una detallada información".

Las colas largas se formaron asimismo en los cajeros automáticos de toda la isla, al intentar los ciudadanos retirar el máximo posible de sus cuentas, aunque los sistemas permiten sólo sacar mil euros diarios como tope.

Tras el regreso a su país desde Bruselas del nuevo presidente de Chipre, el conservador Nikos Anastasiadis está prevista este sábado una reunión extraordinaria ministerial, antes de convocar una sesión extraordinaria del parlamento chipriota para votar el paquete de medidas.

Entre las medidas acordadas este viernes se incluye también un aumento del impuesto de sociedades del 10% al 12,5%.

Según explicó el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, la tasa especial sobre los depósitos permitirá aportar unos 5.800 millones de euros.