La recaudación de la Hacienda griega en los primeros tres meses se ajustó a las previsiones del Gobierno al ingresar el Estado 6.210 millones de euros, 0,1 % por encima de lo calculado, informó este domingo el ministerio de Finanzas.

Mientras que en enero y febrero la tasa de recaudación se situó por encima del objetivo, en 1% y 7,8 %, respectivamente, en marzo los ingresos fueron 9,3 % inferiores de lo esperado.

Según el ministerio, la notable reducción de los ingresos netos en marzo se debió fundamentalmente al fuerte aumento de las devoluciones de Hacienda que sumaron 783 millones de euros, mientras que los ingresos totalizaron los 1.620 millones de euros.

Otro factor que contribuyó a que bajara la recaudación neta es, según los analistas, que muchos ciudadanos con deudas pendientes han optado por esperar a que se apruebe el nuevo paquete de medidas acordado con la troika, que prevé la posibilidad de fraccionar los pagos.

El acuerdo de la troika, que previsiblemente se aprobará este domingo mismo en el Parlamento contempla que los particulares cuyas deudas al fisco superen los 5.000 euros podrán acordar un número ilimitado de plazos, aunque deberán devolver como mínimo 10 euros al mes.

Por su parte, los autónomos o empresas podrán devolver sus deudas en un máximo de 48 plazos.

El hecho de que los ingresos fiscales se ajusten a las previsiones es un factor importante a la hora de recibir las ayudas del rescate, pues el memorando firmado con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) establece que una desviación de los objetivos conduce inmediatamente a la imposición de nuevos ajustes.