La presidencia de la Unión Europea (UE) propuso recortar en "al menos 50.000 millones de euros" el próximo marco presupuestario plurianual (2014-2020), aunque la Comisión Europea adelantó que no apoya esa decisión.

La presidencia es ejercida este semestre por Chipre, que argumentó que tiene en cuenta "la posición de los Estados miembros y refleja el resultado de los trabajos realizados hasta la fecha", añade el comunicado que difundió la agencia de noticias EFE.

"En un momento de disciplina fiscal excepcional, es esencial que el futuro marco financiero plurianual refleje los esfuerzos de consolidación que hacen los países para reconducir su déficit y deuda hacia la sostenibilidad", señaló el viceministro chipriota para Asuntos Europeos, Andreas Mavroyiannis.

Los Veintisiete celebrarán una cumbre extraordinaria los días 22 y 23 de noviembre en la que pretenden llegar a un acuerdo sobre el futuro marco financiero, pero las diferencias de opinión existentes entre los Estados miembros son amplias.

El Reino Unido y Alemania ya reclamaron públicamente un recorte en el futuro presupuesto, pues estiman que el presupuesto de los próximos siete años debería ser de 100.000 millones de euros menor.

Desde Chipre reconocieron que ha sido difícil encontrar un "denominador común" entre los distintos puntos de vista.

En tanto la Comisión indicó que "sigue comprometida con su propuesta, que logra un equilibrio responsable en tiempos de crisis, tanto en la suma total como entre las distintas políticas".