La violencia en México obliga a que cada persona destine US$770 anuales en materia de seguridad, lo que de acuerdo a la Confederación de Cámaras Industriales de México (Concamin), equivale al 7% del PIB del país.

El timonel del ente gremial, Salomón Presburger, sostuvo que los US$770 se desglosan de la siguiente manera: 2,1% de transferencia de la víctima al victimario, 0,8% al pago de seguros contra la inseguridad y el restante 97% a la contratación de seguridad, tanto pública y privada.

Mientras, anualmente, las empresas mexicanas destinan US$8.000 millones para la contratación de diversos servicios de seguridad privada. De ese monto, entre 30% y 40% se destina para firmas reguladas y el resto se destina a empresas que operan de manera irregular, de acuerdo al Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), según informa El Universal.

Alejandro Desfassiaux, presidente del organismo, dijo que en México operan alrededor de 10.000 empresas de seguridad privada, de las cuales 80% no están reguladas, “y de las 2.000 restantes sólo 200 cuentan con algún certificado de calidad”.

De acuerdo con estimaciones de El Universal, los recursos que se pierden en la lucha contra el narcotráfico ascienden a más de US$12 mil millones anuales, mientras hace unas semanas, el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero dijo que el impacto económico derivado de los problemas de inseguridad se ubicó en 1,2% del Producto Interno Bruto.