Los principales índices del Viejo Mundo cotizan ligeramente en positivo tras el acuerdo entre la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, para acudir en ayuda de la banca, sin embargo el anuncio no disipó las dudas de los inversores sobre el sector financiero europeo.

Así, las principales Bolsas europeas abrieron con leves alzas que se iban agotando a medida que avanzaba la sesión, cuando empezaron a ceder a la volatilidad. Quien sí mostraba un rumbo fijo es el sector de los bancos, que cotizaba en negativo con las grandes entidades francesas al frente de los recortes.

En los mercados de deuda, la rebaja de la nota crediticia de España e Italia anunciada el viernes por la tarde por Fitch pasaba factura a su deuda. La prima de riesgo de ambos países subía ligeramente.

A las 0709 GMT, los bancos europeos ganaban un 0,7%, mientras el índice FTSEurofirst 300 de las principales acciones europeas trepaba un 0,7% a 953,47 puntos.