Excelsior.com En los últimos tres años, el número de profesionistas que blanquean dinero en las empresas donde laboran creció 30% y aunque la mayoría opera en instituciones financieras, cada vez hay más sectores en los que se detectan este tipo de casos, expuso el rector del Colegio Jurista, Jorge Manrique.

Según expuso, los profesionales que lavan dinero trabajan en bancos, casas de bolsa, aseguradoras e inmobiliarias, entre otros, pero hoy operan como corredores de arte, concesionarios automotrices, prestadores de servicios profesionales o dentro del sector hotelero y turismo.

“Por sus conocimientos, relaciones y apariencia son criminales miméticos que se desarrollan en ambientes empresariales, políticos y sociales pero realizan ilícitos que generan inestabilidad económica, problemas sociales, fiscales y monetarios”, dijo.

En un comunicado, detalla que este tipo de empleados cuentan con más de cinco años de antigüedad en sus puestos de trabajo, ocupan un cargo de confianza y desempeñan múltiples funciones, además de que no toman vacaciones ni delegan trabajo.

Estas personas dañan a las organizaciones en las que se infiltran, al involucrarlas en problemas legales o generales, mala reputación, riesgos operativos y concentración crediticia, entre otras consecuencias negativas, advierte Manrique.

La víspera, la Secretaría de Hacienda informó que en el país se estima que el monto de lavado de dinero asciende a casi 10 mil millones de dólares al año; mientras que en el mundo la suma total de fondos blanqueados podría variar entre 2 y 5% del Producto Interno Bruto, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).