Washington. Importantes legisladores estadounidenses dijeron este domingo que estaban optimistas en poder alcanzar un acuerdo para extender un recorte de impuestos de la era Bush a todos los contribuyentes y continuar con la ayuda de emergencia para millones de desempleados de largo plazo en Estados Unidos.

El presidente del país, Barack Obama, y otros líderes Demócratas quieren ampliar los recortes sólo a estadounidenses de ingresos medios y bajos, argumentando que reducciones para los más ricos sumarían otros US$700.000 millones a los déficits presupuestarios en los próximos 10 años.

Los Republicanos, que lograron importantes victorias en las elecciones parlamentarias del 2 de noviembre, quieren que los impuestos se mantengan sin alteración para todos los contribuyentes.

Los Republicanos dicen que la incertidumbre sobre los impuestos desalienta la inversión y afecta la creación de empleos en momentos en que la economía se recupera de la peor recesión desde la Gran Depresión.

"La mayoría de la gente cree que la fórmula (para un acuerdo) incluiría al menos una extensión de los beneficios de desempleo para aquellos que están sin trabajo y una ampliación de todas las tasas de impuesto para todos los estadounidenses durante algún periodo de tiempo", dijo el senador republicano Jon Kyl.

Kyl, quien ha estado involucrado en las conversaciones con la Casa Blanca, señaló que los negociadores aun estaban trabajando en los detalles de un paquete.

"Al menos en teoría un acuerdo podría ser alcanzado en el futuro relativamente cercano", aseguró Kyl en una entrevista con el programa de la cadena CBS "Face the Nation".

La carga impositiva aumentaría en enero a menos que el Congreso adopte una iniciativa antes de un receso legislativo, como se espera más adelante este mes.

Muchos Demócratas quisieran cerrar el tema de los impuestos antes de que asuma el nuevo Congreso en enero, cuando los Republicanos tomarán control de la Cámara de Representantes.