Washington. Los líderes republicanos en el Congreso reiteraron este lunes su demanda de que un incremento sobre la capacidad de endeudamiento de Estados Unidos debe ir acompañado de recortes en el gasto, pese a la insistencia del presidente Barack Obama de que los dos temas deben ser manejados en forma separada

Obama debe "ser serio sobre el gasto y el límite de endeudamiento y el momento es perfecto para ello", dijo el líder republicano en el Senado Mitch McConnell en un comunicado, poco después de que Obama terminara una conferencia de prensa donde dijo que no negociaría sobre el límite de deuda.

"El pueblo estadounidense no respalda elevar el límite de deuda sin que al mismo tiempo se reduzca el gasto del gobierno", dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner.

Obama no se mueve. El presidente Barack Obama advirtió este lunes al Congreso que una negativa a elevar el límite de la deuda estadounidense el mes próximo podría traer como consecuencia un caos económico para el país.

En rueda de prensa, Obama dijo que la economía de Estados Unidos está en camino a tener un buen año siempre y cuando los políticos en Washington no interfieran.

El mandatario sostuvo que la negativa republicana a elevar el límite de la deuda pública podría llevar a Estados Unidos a caer en una cesación de pagos, lo que le impediría al Gobierno garantizar beneficios de la Seguridad Social a algunos ancianos y podría llevar a la economía a una recesión.

"Sería una herida auto-infligida a la economía", sostuvo.