Quito. El poder legislativo aprobó el proyecto de Ley Orgánica para el Cierre de la Crisis Bancaria de 1999 con 102 votos a favor el jueves pasado.

La iniciativa legal tiene tres objetivos: deshacer los fideicomisos que contienen bienes de la banca cerrada para que esta pase al Banco Central y a su vez, esta entidad entregue dichos bienes al Ministerio de Agricultura y a Inmobiliar; viabilizar un mecanismo para el cobro a deudores no vinculados, a través de un recálculo de deudas, que se hará por montos; y pagar a los depositantes de la banca, planteándose que los depósitos más grandes se pagarán en un tercer momento por el orden de prelación.

El Ejecutivo tiene treinta días para su pronunciamiento.