El Reino Unido deberá seguir recortando el gasto público para reducir el déficit de presupuesto, dijo este domingo el primer ministro David Cameron, subrayando la dura tarea del Gobierno de intentar sacar a la economía de una recesión y recuperar el respaldo público.

Un colaborador dijo que el Gobierno se está preparando para la próxima etapa de austeridad, en lugar de apuntar a recortes mayores a lo esperado, pero inversores dicen que la probabilidad de recortes más grandes se dio después de que el Reino Unido cayó nuevamente en recesión, lo que sembró dudas sobre si podría cumplir sus metas de déficit.

La elección de 2015 se tratará del estado de la economía y sobre cómo controlar mejor el déficit. El gobierno de coalición liderado por los conservadores planeaba terminar con el déficit casi por completo antes de 2015, pero se ha visto forzado a sumar dos años de recortes.

Los préstamos subyacentes entre abril y agosto fueron un quinto más grandes que el año pasado, lo que sugiere que podrían ocurrir mayores recortes o una nueva extensión de las medidas de austeridad cuando el Gobierno actualice sus estimaciones económicas el 5 de diciembre.

"Es una situación muy difícil, sólo tienen que encender el televisor y ver lo que está ocurriendo en la zona euro. Tenemos muchos países pasando por una recesión muy profunda, estos son tiempos difíciles", dijo Cameron.

"Heredamos un déficit de presupuesto de alrededor de 11%, ha bajado a 8%", dijo a la BBC. "Las cifras para este año, aún es muy pronto para decir en qué terminarán", agregó.

Estimaciones oficiales en marzo predijeron una caída por debajo de 6% este año, una meta que ahora parece incierta.

Abandonar el plan de austeridad resultaría políticamente desastroso para los Conservadores, quienes centraron su elección de 2010 en el esquema.

"La economía está mejorando. Pero el camino que debemos recorrer es más largo y más duro", dijo el ministro de Finanzas, George Osborne, en una entrevista con el diario Mail este domingo. "Tendrá que haber más recortes", agregó.

La oposición laborista ha superado al partido de Cameron debido al malestar público con la campaña de austeridad, mientras que el respaldo de los Demócratas Liberales, el socio más pequeño de la coalición, se ha desplomado.

Las encuestadoras dicen que Cameron tendrá problemas para lograr una mayoría clara en 2015, a menos que la economía se recupere y el plan de austeridad comience a dar frutos.

Los laboristas y los liberales demócratas quieren que los ricos realicen una mayor contribución para reducir el endeudamiento del Gobierno.

Pero los conservadores rechazaron la idea de un impuesto a los ricos, como uno sobre las viviendas costosas, y pidieron más recortes al gasto en programas de bienestar, comentarios que probablemente crearán nuevas tensiones dentro de una frágil coalición de gobierno.