Atenas. El líder conservador de Grecia, Antonis Samaras, enviará una carta de compromiso sobre los términos del acuerdo de rescate del FMI y la UE durante el día, dijo este miércoles una fuente de su partido, mientras el país pende de un hilo en su intento por evitar la moratoria de pagos.

Los ministros de Finanzas de la zona euro cancelaron el miércoles negociaciones cara a cara sobre el rescate de 130.000 millones de euros, diciendo que aún no habían recibido compromisos escritos de los líderes políticos griegos respecto a su aprobación de los cortes de gastos, o una aclaración sobre sus medidas de ahorro.

"La carta será despachada durante el día", dijo a Reuters una fuente del Partido Nueva Democracia, que pidió no ser identificada.

La duda se centraba en Samaras, el posible próximo primer ministro de Grecia y un fuerte crítico de las medidas de austeridad.

Los ministros del Eurogrupo suspendieron un encuentro en Bruselas -originalmente previsto para las 1700 GMT- y anunciaron en su lugar una teleconferencia.

Grecia necesita los fondos a fin de evitar una bancarrota desordenada.

El Eurogrupo tiene prevista su próxima reunión para el lunes, pero Grecia ha dicho que debe iniciar un pacto de canje de deuda con el sector de tenedores de bonos privados este viernes a fin de poder cumplir el 20 de marzo con un vencimiento de deuda por 14.500 millones de euros.

El Eurogrupo pidió a Grecia que aclare cómo compensará una brecha presupuestaria de 325 millones de euros en recortes prometidos para 2012 y le solicitó convencer a los líderes políticos para que firmen un compromiso sobre la implementación de las medidas de austeridad tras las elecciones de abril.

"Es verdad que estamos pidiendo a los griegos que asuman algunos sacrificios extremos y comprendo su enojo, pero Grecia ha cometido muchos errores en el pasado", dijo el ministro de Relaciones Exteriores francés, Alain Juppe, a radio France Info.

"(El rescate) debe ser concluido porque si Grecia cae en moratoria y deja la zona euro, el caos sería peor para el pueblo griego y muy mala noticia para la zona euro", aseveró.

El Gabinete del primer ministro Lucas Papademos discutió sobre la brecha presupuestaria en el programa de austeridad de 3.300 millones de euros el martes por la noche. Pero no hubo ninguna aclaración oficial sobre cómo se realizarían los ahorros.

Samaras ha criticado el doloroso plan de recortes en salarios, pensiones y despidos adoptado por el Parlamento la madrugada del lunes, cuando manifestantes airados destruyeron edificios en el centro de Atenas.

El líder conservador votó a favor del proyecto y expulsó a cerca de un cuarto de sus diputados que lo rechazaron. Sin embargo, dice que los recortes podrían hundir al país, ya empantanado en su quinto año de recesión, a una espiral mayor de caos económico.

Cuando el Parlamento debatió el paquete de austeridad el domingo, Samaras dijo que intentaría renegociar los términos del rescate, lo que incrementó la dudas de los líderes europeos.

"El plazo del 20 de marzo se está acercando, pero Europa aún parece estar considerando no rescatar a Grecia de un default desordenado", dijo en una nota Christian Schulz, economista senior del Berenberg Bank.

Algunos líderes de la UE sugieren que Atenas debería abandonar la zona de la moneda única.

La UE y el FMI desean que Grecia dé cuenta de cada centavo de sus recortes fiscales antes de aprobar el rescate, que incluye un canje de deuda, una quita en el valor real de las tenencias de bonos de los inversores en un 70%.

Pero la caída en espiral de Grecia se acelera. Datos mostraron el martes que la economía se contrajo un 7% en el cuarto trimestre del año pasado, aún más que la reducción de un 5% en el tercer trimestre.

Grecia está ahora en su quinto año de recesión y va camino a sufrir una de las mayores crisis en la historia moderna. El Producto Interno Bruto se ha contraído un 16% desde su nivel más alto y las medidas de austeridad sólo empeorarán la situación.