Visby, Suecia. El primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, dijo este domingo que no recortará los impuestos en 2011 si es reelecto en septiembre, y se enfocará en impulsar el sistema de bienestar social a través de reformas.

El gobierno de centro derecha ha impulsado una serie de reducciones de impuestos durante sus cuatro años en el poder, y dio a conocer además un recorte impositivo de 5.000 millones de coronas (unos US$905 millones) para los pensionados durante su proyecto presupuestario presentado en abril.

Reinfeldt, cuya coalición conocida como "Alianza" enfrenta una dura lucha por la reelección, dijo que el gobierno tiene poco espacio para reformas y no introducirá mayores recortes impositivos el próximo año si gana los comicios del 19 de septiembre.

"No estamos planeando introducir mayores recortes de impuestos en el 2011", señaló Reinfeldt en un discurso con que inauguró su semana de campaña en la isla de Gotland, en el este de Suecia.

En cambio, el gobierno utilizará su primer año de un segundo período en el poder para reforzar el sistema estatal de bienestar a través de una serie de reformas, incluyendo nuevas inversiones en educación, salud, apoyo a los pensionados y cuidado de los niños, dijo Reinfeldt.

El gobierno cumplirá su promesa de recortar los impuestos a los pensionados, agregó.

El primer ministro sueco destacó además las finanzas públicas del país, describiéndolas como "las mejores de toda Europa", en medio de la fuerte crisis de deuda que enfrenta la zona euro.

La Comisión Europea pronosticó que Suecia tendrá un déficit presupuestario de 2,1% sobre la economía, el menor del bloque, y el gobierno espera volver a un superávit en 2012.

Reinfeldt dijo que con las finanzas del gobierno en equilibrio y la incierta situación económica mundial, habrá muy poco margen para reformas en 2011.

"El poco espacio que existe para realizar (reformas), será destinado al sistema de bienestar social", dijo Reinfeldt.

Sondeos muestran que la coalición gobernante "Alianza" mantiene un leve liderazgo sobre la oposición, a menos de tres meses de las elecciones, aunque la diferencia entre ambos bloques es muy estrecha como para garantizar una victoria.