Los líderes del BRICS afirmaron que la creación del Banco de Desarrollo del grupo ayudará a los países en vías de desarrollo a enfrentar los desafíos de desarrollo de infraestructura derivados de un financiamiento de largo plazo y a una inversión extranjera directa insuficientes, en particular inversión en acciones de capital.

Horas antes, el presidente sudafricano, Jacob Zuma, anunció el establecimiento del banco en la quinta cumbre del BRICS llevada a cabo en Durban.

"La cooperación entre los países BRICS hacia un uso más productivo de los recursos financieros globales puede realizar una contribución positiva para abordar este problema", dijeron los líderes del BRICS en una declaración conjunta.

Los líderes señalaron que la insuficiencia de financiamiento de largo plazo, a la que se suma la falta de inversión extranjera directa, especialmente inversión en acciones de capital, "constriñe la demanda mundial conjunta".

En marzo de 2012, los líderes del BRICS dieron instrucciones a sus ministros de Finanzas para que examinaran la factibilidad de crear un nuevo banco de desarrollo para movilizar recursos a los proyectos de infraestructura y desarrollo sostenible en el seno del grupo, así como en otras economías emergentes y naciones en vías de desarrollo con el fin de complementar los existentes esfuerzos, de las instituciones financieras multilaterales y regionales para el el crecimiento y el desarrollo mundiales, se indicó en la declaración.

"Con base en el informe de nuestros ministros de Finanzas estamos convencidos de que la creación de un nuevo banco de desarrollo es factible y viable", añadió.

"Hemos acordado establecer el nuevo banco de desarrollo. La contribución de capital inicial a este banco debería ser substancial y suficiente para que funcione con eficacia en el financiamiento de infraestructura", agregó la declaración.

En junio de 2012, los líderes del BRICS en su tercera reunión celebrada en Los Cabos (México) también encomendaron a sus ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales la tarea de explorar la construcción de una red de seguridad financiera mediante el establecimiento de un arreglo de reserva contingente (CRA, por sus siglas en inglés) entre los países BRICS.

"Y llegaron a la conclusión de que el establecimiento de un arreglo de reserva contingente autoadministrado tendría un impacto precautorio positivo, ayudaría a los países BRICS a impedir presiones de liquidez de corto plazo, proporcionaría apoyo mutuo, reforzaría aún más la estabilidad financiera", señaló la declaración.

"También contribuiría al fortalecimiento de la red de seguridad financiera internacional y complementaría los arreglos globales ya existente como una línea de defensa adicional", explicó.

"Los líderes del BRICS son de la opinión de que el establecimiento del CRA con un fondo inicial de US$100.000 millones es factible y deseable, sujeto a los marcos legales internos y a las garantías adecuadas. Ordenamos a nuestros ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales que sigan trabajando con este fin", añade.

Los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del BRICS negociarán y concluirán los acuerdos relacionados con el nuevo banco de desarrollo y el CRA.

"Revisaremos los avances logrados en estas dos iniciativas durante nuestra próxima reunión en 2013", dijeron los líderes del BRICS en la declaración.

BRICS es un acrónimo de Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica.