Davos. Los líderes de Alemania e Italia advirtieron este miércoles en el Foro Económico de Davos contra el regreso del nacionalismo y el proteccionismo, antes de la llegada del presidente Donald Trump a la reunión de la elite mundial para promocionar su política "Estados Unidos Primero".

Trump ha retirado a Estados Unidos de acuerdos comerciales y climáticos internacionales desde que asumió hace un año, y sigue acelerando una línea política proteccionista y unilateral que disgusta a los países de Europa y Asia con los que Washington ha delineado la normativa global desde la Segunda Guerra Mundial.

La canciller alemana, Angela Merkel, evocó las dos guerras mundiales y dejó abierto el interrogante sobre si la humanidad había aprendido de ellas en el encuentro anual en los Alpes suizos.

"Estamos viendo nacionalismo, populismo y en muchos países una atmósfera polarizada", dijo Merkel ante un auditorio colmado que el viernes recibirá a Trump.

"Creemos que el aislamiento no nos ayudará. Creemos que necesitamos cooperar, que el proteccionismo no es la respuesta", dijo Merkel.

"Creemos que el aislamiento no nos ayudará. Creemos que necesitamos cooperar, que el proteccionismo no es la respuesta", añadió Merkel, y cuestionó: "¿Aprendimos algo realmente de la historia o no?".

Poco después el presidente francés, Emmanuel Macron, reafirmó la postura de Merkel al señalar que la globalización está pasando por una severa crisis.

El primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, defendió la cooperación multilateral y advirtió contra las medidas que la perjudican: "Es totalmente legítimo, comprensible, el deseo de los líderes políticos de defender a sus propios ciudadanos, a sus propias empresas y a su propia economía (...) Respeto eso, pero obviamente hay un límite".

La escena en Davos de dos expotencias del Eje en la Segunda Guerra Mundial advirtiendo a Estados Unidos contra el nacionalismo es una señal de cuánto conmocionó a los gobiernos de Europa la llegada de Trump a la Casa Blanca y cómo alteró unas relaciones vigentes desde la posguerra.

Pero tras una serie de crisis -desde la turbulencia del euro hasta el Brexit, pasando por el conflicto en Ucrania y la ola de refugiados- Europa se siente confiada de nuevo. Su economía repuntó y la elección del líder centrista proeuropeo Macron en Francia han impulsado los esfuerzos por reformar la UE.